¡Que caraduras! Encima quieren disculpas…

Escrito por saleconfritas 01-05-2010 en General. Comentarios (2)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/aaunas.jpg 

 

Montevideo, 28 abr (EFE).- El presidente de Uruguay, José Mujica, afirmó que "las disculpas se las piden los novios" sobre la expectativa argentina de que pida perdón por la instalación de una papelera en la frontera común durante la reunión que sostendrá esta tarde en Buenos Aires con su homóloga argentina, Cristina Kirchner.

 

 

'Perdón... ¿piden que les pidamos perdón?'

 

Por Jorge Azar–Gómez  * Ex representante de Uruguay ante la O.N.U.

 

Una dura mirada desde la otra orilla sobre los Kirchner y el ex gobernador Busti a propósito del conflicto bilateral por la instalación de Botnia en Fray Bentos.

 

En la Argentina todo cambia, hace más de tres años los Kirchner, el canciller Taiana, Busti y los piqueteros nos tienen acorralados a nosotros, pues lo de Gualeguaychú era un "tema nacional", en ese tiempo agraviaron y despreciaron al presidente Vázquez (a quién yo no voté) que representaba a todos los uruguayos y a nuestra dignidad, a una mesa sentado delante de un gran retrato de Vázquez con la leyenda "Vázquez traidor", el canciller Taiana embravecía a los piqueteros con una enfervorizada arenga contra Uruguay y contra Vázquez, hoy el "tema nacional" pasó a ser Kirchner y su lucha por convertirse en un burócrata internacional, y es así que los que antes nos acorralaban, ahora simulan acorralar a los piqueteros subversivos para que dejen el corte y permitan la integración de Kirchner a la burocracia internacional, pensando que el presidente Pepe Mujica se "tragará esa pastilla".
 
Yo considero que aunque saquen a los piqueteros a balazos, o los piqueteros se vayan por propia decisión, Uruguay no le debe dar el voto a Kirchner para Unasur, la dignidad de Uruguay y de los uruguayos está por encima de esta "movida política" de los Kirchner que como ya no pueden convivir como matrimonio ni como "sociedad ilícita para delinquir políticamente", tienen la necesidad de separarse "dignamente" y es logrando que Kirchner se vaya a vivir a Quito y deje a su mujer respirar, y facilite a Chávez un mejor gerenciamiento de la Argentina.
 
Además por una sencilla razón, Argentina aún no ratificó el UNASUR y no creo que lo logre pues necesita mayorías especiales en el Congreso que hoy Kichner no tiene y Uruguay no puede comprometer el voto a un candidato cuyo país no ratificó el tratado de UNASUR, como tampoco lo hizo Uruguay, por lo tanto hoy por hoy UNASUR es una simple expectativa que sólo cuatro países han ratificado, debiendo tener para su vigencia la ratificación de los Congresos de 9  países como mínimo.
 
El artículo 26 del Tratado dice que “el presente tratado constitutivo de la UNASUR entrará en vigor 30 días después de la fecha de recepción del noveno instrumento de ratificación”. Sólo cuatro sobre doce estados firmantes (Ecuador, Venezuela, Guyana y Surinam) ratificaron el tratado, que, por lo tanto, no puede entrar en vigencia.
 
Y no estando en vigencia UNASUR, llama la atención que se concreten permanentes reuniones de mandatarios y/o cancilleres, las cuales sólo servirán para meditar.
 
En muchos de mis artículos yo le expresaba al presidente Vázquez (a quien yo no voté) que pise fuerte, pues a un pueblo con dignidad no se lo acorrala, hoy se lo repito al presidente Mujica (a quién tampoco voté).
 
También le sugería que debería contarse la verdadera historia de por qué la “papelera” se instaló en Uruguay y no en Entre Ríos, consideré siempre que tanto el pueblo argentino como el uruguayo deberían conocer esa bien oculta verdad.
 
Creo que esta reseña que a continuación voy a desarrollar y que se escribió en 2006, aclarará como en Argentina todo cambia al ritmo de las valijas repletas de dólares y a los intereses particulares y no los nacionales.
 
Hoy Uruguay le debe dar las gracias a Néstor Kirchner y a José Pedro Busti, pues gracias a su avaricia imparable hicieron que Botnia resolviera radicarse en Uruguay.
 
Jorge Pedro Busti, 'el Chino', líder del Partido Justicialista de la Provincia de Entre Ríos, trabajó en el pasado para que en su territorio, sobre la orilla argentina del río Uruguay, se instalaran plantas de producción de pasta de celulosa.

 

Quienes conocen al gobernador se sorprenden que hoy declame acerca de las posibilidades de contaminación de la corriente fluvial, cuando en el pasado promovió esa industria.

 

Y Busti nunca explicó por qué ocurrió (U$S y % desmedidos mediante) que los proyectos fracasaran en Entre Ríos, pero, más tarde, prosperaran en Uruguay.
 
En el caso de Busti, el problema de fondo, evidentemente, no es la contaminación, sino el despecho y la frustración por haber perdido su participación en el negocio y fue ese el motivo por el cual Kirchner luego le soltó la mano.
 
Cuando Jorge Busti fue gobernador de Entre Ríos, en 1987, viajó a Finlandia para conocer el desarrollo de la industria de la celulosa y el papel, e instruyó a sus colaboradores inmediatos para estrechar contactos con empresas españolas, consultoras suecas y el propio Gobierno finlandés.
 
Busti participó del Proyecto de Cooperación Científica, Técnica y Económica para el Desarrollo Foresto-Industrial, firmado entre Finlandia y las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones, diseñado por la consultora Jaakko Poyry, de Helsinki, en 1988, que apuntaba a interesar a futuros inversionistas en las industrias de la celulosa y el papel.
 
Promovió las exportaciones forestales de Entre Ríos, que carecían de valor agregado.

 

Fue el caso de los rollizos para uso en la industria de la celulosa. En tanto, Busti aspiraba a conseguir una industrialización con mayor valor agregado, que ocupara mano de obra.


En 1988, Busti intentó instalar una fábrica de pasta celulósica, proyecto de US$ 600 millones, con las empresas Arcor, Nobleza Piccardo (British Tobacco) y capitales canadienses.
 
Jorge Busti promovió la iniciativa en su provincia porque le daría trabajo permanente a 1.000 personas en una planta industrial sobre el río Uruguay.

 

Busti negoció con Fulvio Pagani, presidente de Arcor, ofreciéndole las forestaciones correspondientes para facilitar la elaboración de pasta celulósica, destinada a abastecer el consumo interno y para exportar a Europa, según explicó el propio Busti en declaraciones periodísticas de la época.
 
Se desconocen qué normas de protección ambiental se proyectaban para esa planta y qué estudios de impacto ambiental ordenó Busti. Sí se conocen estudios de factibilidad que realizó el Citibank.
 
Arcor y British Tobacco / Nobleza Piccardo trabajaron durante dos años con el Gobierno entrerriano, con reuniones periódicas en Arroyito -Provincia de Córdoba-, Ciudad de Buenos Aires, Paraná, Concordia, Federación y Paraná, donde fue habitual encontrar a Fulvio Pagani, fundador de Arcor, empresa que siempre trabajó en la integración vertical de su producción, y por eso tiene una fábrica de cartón corrugado y otra de packaging.
 
Busti cesó su mandato en 1991 y lo reemplazó a quien él eligió como su sucesor, el intendente municipal de la capital Provincial, Paraná, Mario Armando Moine, un supermercadista que también intentó ubicar a Entre Ríos como territorio elegible para las inversiones forestales.

 

Busti y Moine fueron responsables de la ampliación de la superficie forestal entrerriana, con eucaliptos, pinos y salicáceas.

 

La perseverancia de Busti y Moine provocó las millonarias radicaciones de Masisa, en la ciudad de Concordia, y de Sadepan, en Concepción del Uruguay.
 
Pero en diciembre de 1994 ocurrió el 'efecto Tequila', la Convertibilidad sufrió una crisis y las inversiones extranjeras se retiraron del mercado argentino.

 

De todos modos, en 1995 Busti regresó como gobernador de Entre Ríos, y una de sus decisiones iniciales fue profundizar el diálogo con el consorcio canadiense Miller Western Pulp, firmó memorandos de entendimiento y pre-factibilidad del proyecto.
 
Busti también viajó a España para tratar con los directivos de la empresa Iberpapel, ya habían invertido en forestación en Villa Elisa, Entre Ríos, para pedirles que industrializaran su madera en territorio entrerriano.


El presidente de Iberpapel era Jaime Echevarría Abona, y Jorge Busti los recibió en la Casa de Gobierno provincial, para buscar coincidencias, explicando la necesidad de la inversión en la industria celulósica, por la importancia en la generación de riqueza y por la gran ocupación de mano de obra que traería aparejada.
 
¿Qué ocurrió con la finlandesa Botnia, que llegó a interesarse en un proyecto en Entre Ríos? Abundan las especulaciones al respecto.

 

Nadie profundizó en búsqueda de respuestas (aún), aunque sí están publicadas y se adjuntan.

 

Más tarde irrumpió Botnia en Fray Bentos, Río Negro, Uruguay, junto a la española Ence y Busti quedó fuera de la negociación. Entonces Busti adhirió al discurso de la contaminación.
 
Llama la atención que en toda esta reseña, no aparezca ninguna mención de que los vecinos de Gualeguaychú hayan enunciado el discurso de la defensa ambiental durante los años cuando se especuló con la instalación de una planta en territorio entrerriano, habiéndose realizado en ese momento varias audiencias públicas con la asistencia de la población en general y  de los “asalariados” que hoy dirigen el "piquete subversivo."
 
Hoy tienen el tupé de intentar “exigir” que el presidente Mujica pida perdón por haberse violado el estatuto del río Uruguay, ¿quién pide perdón entonces a Uruguay y a los honestos habitantes de Argentina,  por haber violado el art.14 de la Constitución Argentina y el tratado del MERCOSUR en lo que respecta al derecho de libre tránsito de bienes y personas?
 
Como dijo el presidente Mujica "perdón piden los novios"..... ......lo que en buen romance quiso decir: "decile a Chavez que te pida perdón".
 
Presidente Mujica, no cruce más el  “charco”, siempre le venderán expectativas y como su antecesor el presidente Vázquez, se vendrá con las manos vacías, no pretenda tampoco que piensen, pues como decía alguien “si el caballo piensa, se acabó la equitación” y como Ud. sabe al matrimonio presidencial, no le gusta que se acabe la equitación.