“Váyanse de acá pollos de mierda”

Escrito por saleconfritas 13-05-2010 en General. Comentarios (2)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/abpoyo.jpg 

 

Siempre pasa lo mismo. Ya sea en las dictaduras militares que asolaron estas regiones, como las dictaduras seudo democráticas que las suplantaron, con otro olor pero la misma deyección.

 

Cambian las formas según los dictadores pero todos quieren ser eternos en el poder.

 

Los anteriores los llamaban "comunistas" a sus opositores y los comunistas entongados en las presidencias los llaman “fascistas” y a todo aquel que no les obedezca serán culpados y tratados como tales.

 

La Agencia EFE nos informa que Evo Morales ahora acusa a los sindicatos de querer derrocarlo con ayuda de EE.UU, ya que la Central Obrera Boliviana (COB) convocó a partir del lunes a una huelga indefinida. El vicepresidente García Linera aseguró que los gremios fueron infiltrados por “la derecha”. Otra vez arroz.

 

Aunque parezca culpando a los pollos de generar trolos, Evo Morales no está tan loco, aunque sea iletrado y le falten ciertas luces.

 

Lo dirigen desde afuera y él obedece servilmente. Si le roban la camioneta 4 x 4 como le pasó, inmediatamente se la reponen como gerente bien pago y listo.

 

 Y el gobierno de Evo Morales acusó a los sindicatos bolivianos, que convocaron a una huelga indefinida por mejores salarios, de estar influidos por la embajada de Estados Unidos y por la "derecha" del país con el propósito de derrocar al mandatario.

 

Quiere gobernar indefinidamente al igual del que le mueve los hilos y se suma el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, (al que le debe haber hecho mal comer carne de pollos) aseguró en una rueda de prensa que rechaza la huelga indefinida convocada por la Central Obrera Boliviana (COB) porque es una medida que se toma para "derrocar gobiernos".

 

Como respuesta, la COB boliviana llamó a la huelga general y a comenzar también el lunes una marcha entre la localidad de Caracollo, situada en el Altiplano, y la ciudad de La Paz, separadas por 200 kilómetros.

 

Según García Linera, el movimiento obrero fue infiltrado por gente que quiere aprovechar la demanda de un aumento salarial por encima del cinco por ciento para "llevar agua al molino de la derecha contrarrevolucionaria".

 

Un versito gastado para justificar el razonamiento demencial de los dictadores que tratan de imponer su mandato por toda la eternidad. Y se entiende porque hay mucha plata y poder en juego.

“Yo o nadie” es su consigna.

 

Los sindicatos han exigido incrementos entre el 12 y el 26,5 por ciento para este año, porcentajes rechazados por el Ejecutivo con el argumento de que provocarían una escalada inflacionaria histórica similar a la vivió el país entre los años 1984 y 1985.

 

O sea que el paraíso socialista de Evo es solamente virtual, que los bolivianos se sigan muriendo de hambre y si se vienen para acá, Hebe de Bonafini se encarga de echarlos.

 

La gran "defensora de los Derechos Humanos" de Argentina, la señora Hebe de Bonafini realizó una batalla campal junto a sus seguidoras en contra de un grupo de personas pobres de origen boliviano que realizaban una protesta por la inseguridad.

 

La comunidad boliviana llevaba el féretro de un albañil muerto en un hecho de inseguridad (presumiblemente por "Gatillo fácil policial") hacia Lomas de Zamora y decidieron pasar por Plaza de Mayo para protestar por tan absurda muerte.

 

Con tan mala suerte en ese momento ya que se encontraba la señora Bonafini haciendo su programa radial frente a la Casa Rosada exaltando la libertad y el comunismo que ella profesa.

 

Inmediatamente, al ver a los bolivianos, la gran defensora de los DDHH, se abalanzó sobre el féretro del albañil al grito de: "Váyanse de nuestra Plaza bolitas hijos de puta" y forcejeando ella con algunos hombres de la comunidad boliviana como si el monopolio de los DDHH fueran exclusivos de este personaje, gritaba: "VAYANSE BOLIVIANOS DE MIERDA".

 

Les dejo el enlace para que les refresque la memoria.

 

http://emancipadosdementes.blogspot.com/2009/12/hebe-de-bonafini-vayanse-de-nuestra.html

 
 Por supuesto que el hombre de paja Evo Morales se quedó callado por miedo a que Hugo Chávez le tire de las orejas si promueve alguna queja.

 

Pero lo cierto es que el martes pasado, la COB convocó en Bolivia  a una huelga de 24 horas que tuvo un seguimiento parcial en el país, pero que terminó en disturbios en el centro de La Paz por las protestas del sector fabril que encabeza la exigencia de mejores salarios para este año.

 

Como hace tres años. Pero para el vicepresidente, (que se le nota a la legua el tema de los pollos), los sindicalistas que exigen la huelga general a la COB son los mismos que en 2007 impulsaban también paros a la vez que la derecha "cavernaria y fascista se preparaba para atacar al gobierno del presidente Evo" en un intento de golpe de Estado.

 

"Usan un lenguaje de izquierda, pero su objetivo es favorecer a la derecha, a la contrarrevolución. Eso es lamentable", manifestó y amenazó con demandarlos por apropiarse de los derechos de autor de ese verso que pertenece a su banda.

 

Al mismo tiempo, sostuvo que los intentos de sacar a Morales del poder con un golpe de Estado y un referéndum sobre la revocación de mandatos han fracasado y por eso la "derecha" ahora usa a los sindicatos.

 

"Intentaron el golpe de Estado, intentaron asesinatos y ahora lo intentan desde adentro. La derecha usa estos medios y no dudaría que detrás de esto también puedan estar algunos funcionarios de la embajada estadounidense", expresó histérico el vicepresidente boliviano.

 

Para él, "Detrás de las conspiraciones en Bolivia contra el presidente Evo siempre estuvo el Departamento de Estado, directa o indirectamente. Intuyo que algo así podría estar pasando, cuando tenga cosas más precisas se los mostraremos", agregó.

 

En el Pentágono deben haber temblado con estas palabras.

 

En septiembre de 2008, Morales expulsó al embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, al acusarlo de conspiración, mientras que Washington rechazó la denuncia y como represalia también expulsó al embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

 

Desde entonces, representantes de ambos países se han reunido tanto en La Paz como en Washington para tratar de solucionar el conflicto diplomático, aunque el presidente Evo Morales señaló varias veces que a su país le va mejor sin el embajador de Estados Unidos gracias a un Ekeko al que le reza todas las noches y lo protege de las malas ondas.