Los Kirchner, Clarín, Onganìa y Tía Vicenta

Escrito por saleconfritas 12-05-2010 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/alanibal.jpg 

 

Es sabido que Aníbal Fernández no hace ni dice nada que los Kirchner no quieran. Su trabajo es el de ser un contestador mediático sobre todo aquello que molesta a los Kirchner en su guerra contra el mundo.

 

Impusieron con sus mañas el casamiento entre homosexuales, usaron sus estratagemas de comprar y vender legisladores para meter esa ley por capricho y después muestran la cara de autoritarios, soberbios y despóticos.

 

Si pudieran ya hubieran cerrado Clarín por no someterse a lo que ellos pretenden.

 

Ya lo decía Juan Carlos Colombres, Landrú en Tía Vicenta: "Los gobiernos son como las guitarras, se toman con la izquierda y se tocan con la derecha".

 

-Yo tengo una idea mejor. Vamos a ponerle "Tía Vicenta" a la revista.
-¿Y por qué "Tía Vicenta"?
-En honor de mi tía Cora.

 

Y el genial Landrú declaraba: "Si bien creo ser una persona muy poco agresiva, el inconsciente es traicionero, y en cierto momento de la entrevista, cuando el periodista sostuvo que yo lo dibujaba al Gral.  Onganía como una morsa para poner aún más en evidencia un supuesto defecto físico, contesté indignado: "¡De ninguna manera! Onganía no es leporino. Lo que pasa es que una vez jugando al polo, vino un bocha con tal mala suerte que le pegó en el labio leporino".

 

-¿En qué año se empezó a publicar Tía Vicenta?


-En 1957.


-¿Cuándo se la cerraron?


-En 1966. La cerró Onganía. Pero me hizo un bien: fue muy comentado ese cierre.

 

A los dos años me dieron en Estados Unidos el premio Moores-Cabot. Casualmente yo, a Onganía, que usaba un bigotazo, solía dibujarlo como una morsa. Cuando me dieron ese premio, yo le decía el premio Morsa-Cabot.

 

Y hasta hoy se sigue comentando este caso como una muestra de cómo el poder despótico se enoja cuando lo ridiculizan, o mejor dicho cuando alguien se atreve a mostrar sus ridículos, que son muy reiterativos y hacen uso indebido de sus atribuciones amenazando y amenazadores.
 
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, acusó hoy al matutino Clarín de enviar un "gesto mafioso" en contra del Gobierno a través de la tira cómica "La Nelly", que se publica a diario en la contratapa del periódico.


Fernández dijo que en la tira que escriben los autores Sergio Langer y Rubén Mira, el domingo pasado se publicó una historia sobre "los argentinos y la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo".

 

Según contó, en la primera viñeta se ve a dos hombres ante una oficina del Registro Civil y Capacidad de las Personas en la que se lee: "Qué pasa que estamos sin vigilancia?", se pregunta uno de ellos, a lo que el otro le responde: "Los canas están con el juez".


En el siguiente cuadro, siguió Fernández, un personaje explica: "Están practicando para aplicar la nueva ley", y en la misma viñeta, se lee al juez que dice "Cabo Sosa... ¨acepta por esposo y/o esposa al principal Carbone?

 

Afirmativo, acepto", responde el otro personaje.


En declaraciones a radio La Red, el jefe de Gabinete dijo que "los responsables de la seguridad de la presidenta son el cabo Sosa y el principal Carbone. Estos gestos, que son hasta mafiosos, son cosas de todos los días", aseguró.

 

"El principal Carbone y el cabo Sosa existen, con nombre y rango. No es una casualidad, nos encontramos en presencia de quienes, para no perder sus privilegios, nos mandan a los mastines", completó.

 

En abril de 2008, la Presidenta había deslizado una crítica similar contra el diario Clarín, esa vez, a raíz de un dibujo del artista Hermenegildo Sabat que, para la jefa de Estado, contenía un mensaje "cuasimafioso". Pero los mafiosos son ellos.

 

Durante un acto en la Plaza de Mayo, la Presidenta habló de los "generales multimediáticos" y mencionó una caricatura. "A mí me divierten mucho las caricaturas y las propias son las que más me divierten, pero era una caricatura donde tenía una venda cruzada en la boca, era un mensaje cuasimafioso.

 

¨Qué me quieren decir, qué es lo que no puedo hablar, qué es lo que no puedo contarle al pueblo argentino?".

 

Y los mafiosos son ellos. ¿O no?