Sale con fritasss

Se está incubando el huevo de la serpiente

Escrito por saleconfritas 24-04-2010 en General. Comentarios (0)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/asensured.jpg 

 

 

El marido golpeador

 

Violencia es toda conducta intencional que tanto por acción como por omisión daña a otra persona.

 

La violencia es un delito. Y el que golpea, no es un enfermo, es un violento. La violencia es una conducta aprendida.

 

Hay distintos tipos de violencia en el seno de las familias, física, emocional, sexual, económica, ambiental o social, pero en todas se ejerce el abuso de poder.

 

Hablamos generalmente de mujeres maltratadas ya que las estadísticas muestran que en un 75% de los casos de violencia doméstica, es ejercida por el hombre en contra la mujer.


En el 23% de los casos corresponde a violencia cruzada y solo el 2% se refieren a hombres golpeados por sus esposas.

 

Los hombres golpeadores se encuentran en todos los círculos y clases sociales.

 

No es un problema ligado al nivel económico o intelectual, sino a ciertas pautas recibidas durante la crianza y a factores psicológicos que conforman una determinada personalidad.

 

Para que la relación se sostenga, es decir para que el golpeador pueda mantener su violencia, debe convivir con una mujer que debido a su crianza y a su personalidad encuentre causas y explicaciones a esa violencia, esperando siempre que la próxima vez sea distinto, llegando incluso a sentirse merecedora del castigo que recibe.

 

Pero lo cierto es que el golpeador nunca dejará de golpearla, salvo que encare y realice un tratamiento serio.

 

*****

 

La presidenta Cristina Kirchner se ajusta a estas normas anteriores y es vox populi que ha sido una mujer maltratada por su marido.

 

No hace mucho se corrió el rumor que Cristina había llegado bastante tarde a la casa de Julio de Vido para refugiarse luego de un altercado con su marido.

 

Más allá de los chimentos, lo que más preocupa es cuando una persona de esas características cumple las funciones de gobernar un país.

 

Hasta en eso, Cristina Kirchner fue colocada a dedo por su marido y es sabido que al margen de esos juegos de poder y dinero que la puedan estimular en sus ambiciones, el maltratado ya sea física o psicológicamente tiende a reproducir las mismas condiciones que ha recibido.

 

El marido golpeador cuando está calmo se manifiesta muy diferente a cuando es presa de sus rabietas. Se disculpa permanentemente hasta que comete nuevamente las de andar, a pesar que ejerce un discurso de propósitos de esforzarse por cambiar.

 

En este sentido Cristina Kirchner lo ha demostrado ayer en un acto en la localidad cordobesa de Porteña donde llamó a "dejar de costado las diferencias políticas".http://saleconfritas.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif

 

 También manifestó como el marido golpeador exhortando a la clase política a "dejar al costado las diferencias". "Esto exige una gran apertura; dejar al costado las diferencias que se saldan en las urnas; las peleas políticas o vanidades personales o intereses mezquinos no nos dejan ver las necesidades que tenemos", sostuvo.http://saleconfritas.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif http://saleconfritas.blogdiario.com/admin/archivos/eek.gif

 

Un doble mensaje en este doble discurso, ya que la ciudadanía observa contradictoriamente a las palabras que se puedan decir en un palco, la persecución a periodistas argentinos de Clarín por bandas que todos conocemos son un hecho.

 

El ex presidente Duhalde con quien se puede estar de acuerdo o no, también fue víctima de un escrache y declaró que los protagonistas en su contra “eran cooperativas de la SIDE”.

 

¿A alguien le cabe duda de esto? Pero si lo dice Duhalde que tuvo bajo su responsabilidad como presidente a los organismos de inteligencia, debe estar bastante bien fundamentado de este “modus operandi” que ejercen rabiosamente estas bandas sobre víctimas cuidadosamente seleccionadas.

 

Mientras Cristina Kirchner dice una cosa en un acto político, por otro lado se hace otra y hay que agregar a esta seguidilla de violencia a que ayer también fue escrachada la médica cubana Hilda Molina en la Feria del Libro de Rosario por parte de defensores del gobierno castrista.

 

 "Esto en Cuba pasa siempre" dijo la médica y sostuvo que "los brazos del régimen llegan a lugares insospechados".

 

Asimismo, consideró que los que la agredieron verbalmente "estaban organizados y no querían dialogar" lamentó la médica que vive en Buenos Aires.

 

"Yo misma lo dije. Cuando me gritaban esas cosas. Aquí tienen lo que pasa en Cuba siempre".

 

"Desde que le dije basta al régimen castrista, en 1996, sufro constantemente este tipo de ataques”. "Estoy segura que Castro va a perseguir este libro", acotó.

 

"Los brazos del régimen llegan a lugares insospechables, creo que la mayoría de la gente subestima el poder que tienen. ¿Qué tendrá este libro que les molesta tanto? El libro ahí está. Ya está escrito".

 

Consultada sobre cuándo piensa regresar a su Cuba natal, dijo saber que "sólo podré hacerlo cuando ya los hermanos Fidel y Raúl Castro no estén en el poder".

 

Lo cierto es que el huevo de la serpiente se sigue incubando con la cálida temperatura de los dineros del poder.

 

El huevo de la serpiente (Ormens ägg) es una película dirigida por Ingmar Bergman estrenada en 1977 y ambientada en el Berlín de los años 20 con David Carradine y Liv Ullmann como protagonistas.

"El huevo de la serpiente" habla del miedo, del nazismo, de la diferencia, de la represión selectiva...

 

En su temática cinematográfica, el médico utiliza la siguiente metáfora: el primer nazismo no es sino las sombras de una serpiente proyectándose en su huevo, la breve silueta de la locura deslizándose entre la superficie del cascarón.

¿Coimas? ¡No puede ser!!!

Escrito por saleconfritas 23-04-2010 en General. Comentarios (2)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/acoima.jpg 

 


Eduardo Sadous que fuera embajador argentino en Caracas, involucró al Gobierno en casos de coimas

 

Lo declaró en la Justicia el ex representante argentino en Caracas, que apuntó al Ministerio de Planificación, Julio De Vido.

 

Eduardo Sadous, declaró bajo juramento, ante la Justicia, que los empresarios que querían hacer negocios con Venezuela en el inicio del kirchnerismo debían pagar entre un 15 y un 20% de coimas a funcionarios del Ministerio de Planificación.

 

Mencionó, además, que miembros del Gobierno se habrían beneficiado con testaferros en esos negocios de exportación y que la relación comercial con el país caribeño la manejaba, en forma paralela a la Cancillería, el entonces director del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti.

 

La declaración de Sadous preocupó al Gobierno y como era de esperarse, el ministro de Planificación, Julio De Vido, desmintió terminantemente la denuncia, en una entrevista con LA NACION.

 

Sadous testificó el martes pasado delante de los funcionarios judiciales y del abogado de Uberti, Diego Pirota.

 

En uno de los tramos más fuertes de su declaración, ante las preguntas del fiscal, aseguró que empresarios le comentaban que les pedían el 15 o 20 por ciento de retorno.

 

Cuando Pollicita insistió en que dijera quiénes le decían esto, el embajador señaló que se lo comentaron “el agregado comercial Alberto Alvarez Tufillo, los empresarios y gente de la embajada”.

 

Mencionó en particular que hubo empresarios argentinos que vendían maquinarias agrícolas “que no fueron beneficiados por no haber pagado lo acordado en calidad de retornos”.

 

El ex funcionario al que más mencionó en su declaración fue Uberti, que perdió su cargo en 2007, cuando estalló el escándalo de la valija de los 800.000 dólares; fue él quien estaba a cargo del avión en el que llegó al país el venezolano Alejandro Antonini Wilson.

 

Al hablar de las coimas, amplió: “Hay un organismo que se llama CASA, Corporación de Alimentos SA, que pertenece al gobierno venezolano. Yo me iba a reunir con el presidente y vicepresidente de CASA; negociábamos la venta de carnes, alimentos envasados.

 

Venían los empresarios argentinos y los derivábamos a CASA y luego los comentarios eran que les pedían el 15 o 20% de retorno”.

 

Entre los que le hablaron del pago de coimas, mencionó a Eduardo Cabana, un empresario ganadero que quiso exportar vaquillonas a Venezuela, y al titular de la firma de ascensores Servas, José Aizpun.

 

Cuando le preguntaron a quién le pagaban las coimas, contestó: “Eran del lado argentino; hablaban del Ministerio de Planificación. Una vez autorizado por el ministerio, supongo que se efectuaba a través de una transferencia a las empresas o cheques”. Pero dijo que no conoce con certeza el procedimiento.

 

Sadous recordó una conversación que mantuvo con Alvarez Tufillo. “La gente de Servas preguntó con quién tenía que arreglar, ante lo cual le dijo que con él seguro que no, pero que arreglara con quien tenía que arreglar.

 

Esta conversación sucedió en la embajada de Venezuela”.

 

La Nación se contactó con Ascensores Servas, pero Aizpun no se encontraba en el país.

 

Sadous recordó algunos negocios, como la compra de maquinarias agrícolas por 50 millones de dólares o una venta de mil vaquillonas. En este caso, complicó al ex secretario de Agricultura Javier de Urquiza.

 

Eduardo Cabana tenía un grupo para vender mil vaquillonas a Venezuela en agosto de 2004, cuando lo llamó y le comentó que Urquiza había formado un grupo alternativo para ese fin, desplazándolo por aquél, por lo que el dicente le pidió si podía elevar una nota de protesta pero no quiso hacerlo”, afirmó Sadous.

 

Según él, Cabana le dijo que lo habían amenazado para que no hiciera la denuncia. Y él mismo tampoco la hizo porque -según sostuvo- no tenía otra prueba más que el relato del empresario.

 

Ante una pregunta del fiscal, se cubrió y dijo que no le constaba la comisión de delitos.

 

Urquiza ayer negó todo. Dijo a La Nación que no conocía a Cabana y que Agricultura no seleccionaba a los oferentes de vaquillonas. Cabana dijo que nunca habló con Sadous; negó haber tenido relación con Urquiza, pero confirmó que la venta que intentó hacer se había frustrado.

 

Consultado por La Nación ante estas expresiones, Sadous ratificó anoche su testimonio y dijo que está dispuesto a participar de un careo.

 

Sadous se fue de la embajada tras denunciar en un cable diplomático la desaparición de 90 millones de dólares de un fideicomiso constituido para hacer negocios con Venezuela.

 

El dinero reapareció, pero se habría usado para comprar dólares en el mercado marginal venezolano y lograr una diferencia de 13 millones. En su reemplazo asumió Nilda Garré.

 

La denuncia del faltante del dinero en el fideicomiso causó conmoción en Buenos Aires.

 

Según el testimonio, Alvarez Tufillo llamó a Sadous para decirle que Uberti le había dejado un mensaje para él: “Decile al embajador que se deje de joder, que eso lo manejamos nosotros”.

 

Sadous recordó que el Ministerio de Planificación se encargaba de los negocios del fideicomiso. Dijo desconocer la existencia de algún acto administrativo por el que se hubiera autorizado el viaje de los funcionarios dedicados a los negocios.

 

 Los desplazamientos, según dijo, se hacían mediante aviones del Estado, en algunos casos, y en otros, en aviones de Pdvsa.

 

El fiscal investiga si esos traslados se hicieron en aviones pagados por los empresarios que se iban a beneficiar con las exportaciones.

Ni Peronistas, Ni Montoneros; Los Kirchner Son Usureros (Segunda Parte)

Escrito por saleconfritas 19-04-2010 en General. Comentarios (0)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/Candyosa1.jpg 

 

NI PERONISTAS, NI MONTONEROS; LOS KIRCHNER SON USUREROS (Segunda Parte)
 
Por Luis F. Calviño y Víctor E. Lapegna

 

Judas Iscariote fue uno de los apóstoles de Jesús de Nazaret. Siguió a su maestro durante su predicación por Judea y Galilea y, según los Evangelios, fue el apóstol traidor que reveló a los miembros del Sanedrín el lugar donde podían capturar a su Maestro sin que sus seguidores interfiriesen, tal como había anunciado el propio Jesús durante la Última Cena. (Mateo 26:14-75 y Lucas 22:20).

 

 Su historia según los evangelios canónicos en El Evangelio de Juan expone un antecedente importante de la traición de Judas: la malversación de fondos.

“Judas era el tesorero y robaba el dinero destinado a los pobres” (Juan 12:6).

 

 

Al Estilo Soviético, los Kirchner Encubren la Usura con un Discurso de “Izquierda”

 

 Ha de admitirse que hacer uso y abuso del gobierno del Estado para conformar un poderoso grupo económico, no es un procedimiento original de los Kirchner ni en la Argentina, ni en el mundo.

 

Al fin y al cabo eso es lo que hicieron y hacen jeques petroleros, dictadores africanos o asiáticos.

 

 En cuanto a la técnica de usar testaferros para ocultar a los verdaderos propietarios de grupos económicos, su aplicación fue afinada a grados cercanos a la perfección por la cúpula soviética, que así logró disimular la expansión de sus intereses en países de Occidente.

 

La eficacia de la URSS para aplicar procedimientos de velo y encubrimiento que disimularan la expansión de sus intereses económicos en el exterior, fue muy notable en la Argentina, al punto que la presencia entre nosotros de muy fuertes grupos económicos de testaferros soviéticos o de asociados a intereses soviéticos fue y es casi del todo ignorada por la mayoría de la opinión pública, pese a que tuvo dimensiones iguales e incluso superiores a la de grupos económicos británicos, estadounidenses, italianos, alemanes o franceses radicados en nuestro país o a la de grupos locales asociados a esos intereses externos.

 

Es perceptible también la semejanza del sistema kirchnerista de ejercicio del poder político con algunos métodos soviéticos, en cuanto a tratar de disimular el objetivo esencial de acumular riquezas para sí mediante un despotismo centralista, usurario y rapaz; con el uso de un discurso encubridor de tono progresista, setentista o de izquierda, hecho de apelaciones contra el “capital concentrado” y la “oligarquía”, tan falsas como su defensa de los pobres, de la justa distribución del ingreso y de los derechos humanos.

 

 Que esas falacias de los K hayan sido creídas por muchos compatriotas no puede sorprender si se tiene en cuenta, por dar un ejemplo, que Stalin – cuyo ejercicio del poder dictatorial lo califica para ser el mayor criminal de la historia, al menos en términos cuantitativos - y fue presentado por el sistema comunista de desinformación como el “padrecito de los pobres”, el “adalid de la paz” y el “campeón de los derechos humanos” y todas esas mentiras monstruosas fueron verdades axiomáticas para millones de personas de todo el mundo, entre ellas muchos artistas, intelectuales y científicos que integraban la pléyade del progresismo.

 

Tal vez una de las paradojas más monstruosas de la historia haya sido que muchas de las víctimas de las “purgas” stalinistas, al momento de ser asesinados por orden de Stalin, gritaran “Viva Stalin”.
 
Pero sería un error deducir que esa similitud entre el régimen kirchnerista y ciertos métodos  soviéticos expresa alguna adhesión del matrimonio gobernante al “relato” (por usar un término de moda) marxista - leninista que sirvió de ideología de sostén a la nomenclatura que dominó la URSS.

 

 Aunque algunos intelectuales críticos del que llaman “poder destituyente” quieran darle cierta base teórica a la gestión del actual gobierno, los K no adhieren a ninguna cosmovisión para interpretar la realidad y sus coincidencias con las técnicas aplicadas por la cúpula soviética podrían hacerse extensivas a todos los sistemas de dominación política que, como sucede en la Argentina actual, reniegan del valor de la palabra para decir la verdad y hacen de la mentira y el doble discurso el recurso esencial de su comunicación con la sociedad. Son Usureros.

Retrato de familia

Escrito por saleconfritas 14-04-2010 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/progress.jpg 

 

“La conspiración universal de la mentira de la afirmación silenciosa está presente siempre y en todas partes y trabaja siempre en interés de una estupidez o de una falsedad, jamás en interés de algo noble o respetable. Y parece tener el aspecto de la más tímida y ramplona de todas las mentiras. Durante siglos y siglos ha trabajado en favor de despotismos, aristocracias y esclavitudes militares, esclavitudes religiosas, y a todas ha mantenido con vida; las mantiene con vida todavía, aquí, allá y acullá, por todas partes del globo; y seguirá manteniéndolas vivas hasta que la mentira de la afirmación por el silencio se retire del negocio... la afirmación silenciosa de que nada sucede de lo que los hombres justos e inteligentes sean conscientes y a lo que por deber hayan de poner fin”. Mark Twain

 


LOS PRÓCERES DE LA MENTIRA SILENCIOSA


Ella, con su rostro de mármol alisado con bótox, dice que se siente hoy la “Sarmiento” del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

 

Él, con su mirada oblicua, se siente un San Martín (y, créase que no es ninguna broma). Lo ha manifestado varias veces haciendo alusión a que la fecha de su nacimiento (25 de febrero), coincide con la del General Don José de San Martín.

 

Lo patético y desolador es que, en verdad, la República, entre mitos y realidades, se desliza, por aproximaciones sucesivas, hacia el peor de los pantanos de la historia.

 

Un destino que, por puro desdén, apenas sospechamos.

 

Perplejos, desde varios países, observan cómo, en esta comarca en la que rige el singular sistema de la democracia oblicua y de mármol, ya no hay Senado y la Cámara baja se dio el lujo de sesionar sólo una vez desde que se inició el ciclo de las “ordinarias 2010”.

 

Todo… absolutamente todo, reposa sobre un fárrago de mentiras de la más diversa laya y con la más variada metodología de diseño.

 

Todos los santos días, en una especie de delectación repulsiva, la vemos a ella… parapetada en algún atril… con su tono de docente de Jardín de Infantes, dirigiéndose a los párvulos de la sociedad, léase a toda la ciudadanía… así considerada por ella, evitando, sin ningún esfuerzo, el modo de introducir algún vestigio de sinceridad en sus palabras.

 

Tal como lo hizo el famoso señor Clemens (Mark Twain), deberíamos por lo menos quejarnos en forma airada sobre la decadencia del arte de mentir que se ha visto en todos estos años entre la gran caterva de fabuladores que los acompañaron a ambos en sus gobiernos.

 

Exhortarla a ella… a que mejore la calidad de sus mentiras.

 

Samuel Clemens nació en el año 1835 cuando pasó el cometa de Halley y murió en 1910 cuando ocurrió una segunda aparición de ese cometa.

 

Como genio indiscutible de la sátira y el buen humor, sostenía no sin gran ironía, que ningún hecho estaba establecido con mayor firmeza en este mundo, que el de la mentira, como una necesidad de nuestras circunstancias.

 

Y en la política, sin lugar a dudas… es una parte realmente insustituible.

 

La deducción irónica que hizo, fue que, esta es, por lo tanto, una virtud, que queda, según él, sobreentendida.

 

Pero ninguna virtud puede alcanzar su utilidad más alta, si no se la cultiva con mucho cuidado y diligencia.

 

En consecuencia se sobreentiende pues, que la mentira… debería ser enseñada en las escuelas públicas, y en el hogar… junto al fuego.

 

El mentiroso bruto, queda enseguida al descubierto, como le ocurre cada día, a la gran mayoría de nuestro egregio gabinete.

 

Pese a todo ello… tuvieron una suerte inaudita: La gente se olvidó de casi todo el catálogo de mentiras burdas y pésimamente armadas, o las confundió con cualquier otra cosa, quizás por la enorme cantidad de ellas que aparecían cada día.

 

A la gente ya no le interesa Skanska… o tal vez cree que es un yogurt.

 

La mentira juiciosa no fue suficientemente cultivada por esta gente.

Y ellos mismos, tal como Clemens, piensan ahora mismo que acaso una mentira torpe, poco científica, es tan ineficaz como decir la verdad.

 

Pero Clemens escribió capítulos enteros que esta pareja soslaya:

 “El hombre que dice una verdad injuriosa por temor a que su alma no se salve si no hace otra cosa, tendría que reflexionar en que este tipo de alma no es estrictamente digna de ser salvada.

 

El hombre que dice una mentira para ayudar a un pobre diablo a salir de un problema es un alma heroica que pone su propio bienestar en peligro para socorrer al prójimo. Debe exaltarse a este mentiroso magnánimo”.

 

Pero el gobierno, aún dentro de su terrible brutalidad y contando siempre con una formidable buena suerte, trabajó también arduamente y sin ningún brillo, en el arte de la mentira silenciosa:

Son ellos, pues “los próceres de la mentira silenciosa”.

 

Trátase del engaño que uno comunica… simplemente manteniéndose quieto y ocultando la verdad.

 

Muchos defensores obstinados y santurrones de la verdad, se entregan a este exceso, imaginando que, si no pronuncian ninguna mentira… entonces no mienten en absoluto.

 

La liturgia de la “gran familia” gubernamental ha sido siempre mentir. Pero, mentir mal. A lo salvaje…

 

Manufacturan sin el menor estilo la distorsión de cualquier verdad con fines malignos… y también - ahora - se solazan con la mentira silenciosa.

 

En consecuencia, lo más sensato, debería ser que, alguna vez, los cuerdos y honestos, los esperanzados, pudiesen convocarse a la Plaza de Mayo, jocundamente, casi con una sonrisa para instar a esta señora (y por extensión al San Martín de las cloacas) a mejorar.

 

Es decir, al menos a mentir de un modo reflexivo, juicioso e inteligente, inspirándose por los “buenos objetivos” que pudieren existir. Entrenar bien a su equipo de lacayos en la mentira de alambique, diseñada en forma científica… para que deje ya de verse a este “arte noble” tan prostituido como luce hoy.

 

Para seguir siendo libre de la rancia y pestilente verdad, que echa a perder la gestión por culpa de los brutos sin cerebro pero con espesos bigotes… que la utilizan.

 

Mediocres que mienten mal y son descubiertos.

 

Pues hay errores de los que es hoy muy difícil escapar… y aunque una mandataria los cometa al amparo de condiciones transitorias de suma del poder público, siempre… cada vez… le ha de llegar la hora de las “composiciones”.

 

Esta mujer es sin dudas, una aventurera. La peor de todas. Como tal, no se ha privado de nada.

 

La arrogancia sin el menor sustento moral, la visión del adversario político como enemigo y la agresividad sombría, han formado parte desde el primer día, de su equipaje retórico. Copió al otro prócer.

 

Agresiva y acomplejada hasta por la pertenencia al género femenino, no trepidó en crear divisiones allí donde jamás existieron.

 

Trató, insólitamente de victimizar al género femenino y de crear una demonización parabólica contra el masculino… acaso forzada por su propia inseguridad a escapar de esa imagen genética de total invalidez representativa, que tuvo cuando llegó.

 

Una arpía hecha y derecha, la cual, sin embargo, luce muy débil. Íntimamente cobarde, se sintió urgida a demostrar que “no era” lo que era, con un estilo dudosamente eficaz en términos políticos y que además, ha sido claramente vejatorio de las instituciones y los usos sociales.

 

 Caminó y sigue caminando en zigzag, mostrando sin ningún pudor, sus facetas de Catalina de Médicis en la noche de San Bartolomé.

 

En materia de derechos humanos fueron verdaderos paleontólogos de los basurales: La fijación obsesiva con un pasado que les atrajo como el vacío a un enfermo de vértigo, los llevó a privilegiar una manía ideológica por sobre el deber republicano.

 

Esa actitud vino a complementar su guerra ciega a todo, buscando cada día más cantidad de enemigos en el pasado, desenterrando cadáveres, botellas vacías y residuos patogénicos de cualquier baldío.

 

Haciendo cualquier cabriola de demagogia perversa… en un resentido plan de excursiones retrospectivas que les permitieron desviar la atención de la sociedad y también burlar, cuando se les antojara, el más elemental control parlamentario.

 

Una especie de bancarrota moral guía sus vidas. Tributarios de todas las intrigas, estos próceres… casi superaron a los envenenadores de los principados borgianos.

 

Mintieron sin la menor elegancia. Y todo esto… es su legado político.

 

"El desencanto y la indignación súbita son mucho más motivadores de la vindicta pública que el cansancio habitual del pueblo sobre todo aquello reprochable de los monarcas, convertido en acostumbramiento colectivo."

 

En sus últimas horas, acaso podamos verla tal como en esa foto sin rimel ni delineador, tratando, perpleja y asustada, de identificar responsables, buscando culpas en cualquier sombra que se menee y en cualquier pluma crítica que haya osado ejercer la libertad de la palabra en su detrimento.

 

En medio de una rabieta histérica o suplicándole a la sociedad que la ayude

 

Tal vez sepa perfeccionar las cosas con algunas mentiras nuevas.

 

Pero ya cargará con el legado de las mentiras que empezaron a salir a flote.

 

Próceres de sumidero: Eso sí que son. Gente con la moral de un carancho.

 

Regentes caóticos de la oportunidad, que vienen residiendo en la peor latitud del lenocinio, consiguiendo ya que el hastío de la gente, haya extendido su repugnancia hacia la totalidad del sistema democrático

 

 

Lic. Gustavo A. Bunse


 

No es una locura; es una maniobra

Escrito por saleconfritas 11-04-2010 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/aakk.jpg 

 

No es una locura; es una maniobra

 

Por Vicente Massot y Agustín Monteverde

 

Por alguna razón, de esas que son difíciles de explicar como consecuencia, quizá, de que su base no es enteramente racional, el gobierno insiste en ver una realidad distinta a la que, a diario, percibe el resto de los argentinos.

 

Poco importa cuántas evidencias y de qué calibre se amontonen en su contra y cuántas mediciones contradigan de manera flagrante los índices manejados a su antojo por Guillermo Moreno, lo cierto es que la versión ya canónica de la Casa Rosada es siempre la misma: no hay un proceso inflacionario serio ni nada que se le parezca.

 

Inclusive, en su empecinamiento o su convicción -puede ser lo uno o lo otro-, ni siquiera parece el kirchnerismo dispuesto a prestarle atención a la magnitud de los reclamos sindicales.

 

Si de todos los rincones del país los gremios claman por aumentos que exceden, claramente, el 20 %, una de dos: o se han pasado de vueltas y desean que estalle por el aire el país, o tienen razón y entonces los números que manejan se corresponden con los estudios macroeconómicos y se llevan mal con los del INDEC.

 

Ahora bien, salvo que creamos en la locura del matrimonio gobernante, en cuyo caso la respuesta al interrogante con el cual abrimos este Informe sería fácil de resolver -contradicen la realidad porque no están en sus cabales-, la única otra aproximación al tema requiere dar una vuelta por la estrategia del santacruceño y de su mujer y ponerla en claro, hasta donde sea ello posible. Dicho en forma diferente: si no están fuera de este mundo y no son un par de enajenados, lo más probable es que no haya una voluntad explícita de tapar el cielo con un harnero, sino una maniobra de distracción.

 

No sería, así, la cruzada de dos lunáticos contra la evidencia de los precios que suben; sería, en cambio, la táctica puesta en marcha para salvar, como se pueda, un trance peligroso. Para lo cual lo primero es no reconocer la inflación porque, si lo hiciesen, representaría, según ellos, un sincericidio.

 

Salvando las distancias podría compararse con provecho esta interpretación con la que enarbolaron, desde la madrugada del 29 de junio pasado, las usinas oficiales respecto de los resultados de los comicios legislativos que acababan de substanciarse: el Frente para la Victoria no había perdido y representaba uno de los tres tercios en los que había quedado distribuida la Argentina en términos electorales.

 

Cualquier teoría era buena para los Kirchner a los efectos de no reconocer el revés sufrido en las urnas.

 

En caso de reconocerlo, pensaban, la sociedad civil les perdería el respeto y el peronismo les saltaría a la yugular. Claro que eran conscientes de la paliza recibida, pero prefirieron mantenerse en la estrategia del marido pescado por su mujer in fraganti: esta es mi versión y no la cambio.

 

Con la inflación pasa algo similar.

 

Seria ridículo suponer que los Kirchner creen a pie juntillas en los anuncios mensuales del INDEC o que no extraen las mismas conclusiones que cualquier mortal de las reivindicaciones que, con Hugo Moyano a la cabeza, han hecho los distintos líderes sindicales, sean o no peronistas y formen filas junto al gobierno o se hallen estacionados ideológicamente en sus antípodas.

 

El tema lo tienen en claro. Sólo consideran que, por una elemental razón de concesión política y de gobernabilidad, aceptar la inflación públicamente sería como pisar, a propósito, el rastrillo abandonado en medio del jardín.

 

A semejanzas del aprendiz de brujo, Néstor Kirchner ha resuelto aprovechar en su beneficio la inflación.

 

Es decir, está dispuesto a jugar con fuego por considerar que el riesgo de fracasar en la maniobra ensayada es menor a las consecuencias que se seguirían si optase por implementar un plan de ajuste más o menos ortodoxo.

 

La lógica del santacruceño resultaría esta: la inflación existe y no es la que indica el organismo de medición oficial.

 

Frente al fenómeno se pueden tomar dos caminos alternativos.

 

O se le dice a la gente la verdad y entonces hay que ajustar o se trata de disfrazar la realidad y el plan puesto a funcionar apunta a manejar la inflación y que sea a través de ésta que se genere automáticamente el ajuste fiscal.

 

En teoría y por algún tiempo el proyecto oficial podría funcionar. Sólo que nos hallamos en la Argentina donde está probado hasta el hartazgo que con la inflación es imposible especular.

 

La idea de que aquélla admite ser dosificada y eventualmente podría obrar de manera beneficiosa para el oficialismo de turno, resulta disparatada. Pero los Kirchner piensan que ellos tendrán éxito en el terreno donde todos los anteriores que lo intentaron salieron mal parados.

 

En atención a todo lo expuesto resulta conveniente aclarar que el fracaso de la estrategia kirchnerista difícilmente conduzca a la Argentina a una nueva hiperinflación.

 

El desafío no es ajuste o descontrol generalizado de los precios, como pudo serlo sobre fines de la administració n presidida por Raúl Alfonsín.

 

Aquí de lo que se trata es de calibrar hasta dónde se puede convivir con una inflación de entre 25 % y 30 % anual -una de las más altas del mundo- sin que sus efectos se hagan sentir de tal manera en el grueso de la población, que ello obligue al gobierno a cambiar de plan en la mitad del río o lo condene a sufrir en las urnas un rechazo que deje al santacruceño fuera de competencia.

 

El objetivo de mínima del matrimonio K es retener una cuota de poder después del 2011 capaz de convertir a Néstor sino en jefe de la oposición, en uno de los principales referentes políticos opuestos al gobierno que asuma.

 

Kirchner puede imaginarse perdiendo en una segunda vuelta -si acaso lograse llegar a esa instancia- pero le resulta inimaginable tener que seguir el camino de Carlos Menem, cuyo poder se evaporó de un día para el otro.

 

Las variables que podrían situarlo a la cabeza del PJ en las elecciones del año próximo, en buena medida no dependen de su voluntad.

 

Reutemann sigue jugando a las escondidas y De Narváez espera un fallo que tardará en llegar.

 

Si ninguno de los dos fuese de la partida, el patagónico debería lidiar en la interna correspondiente con Eduardo Duhalde. Contra aquéllos difícilmente podría hoy ganar.

 

A este último actualmente, en cambio, lo vencería.

 

Pero no hay proyecto 2011 posible para los Kirchner, al margen de los avatares específicamente políticos, de las decisiones del ex-corredor santafesino y de los ministros de la Suprema Corte, si la inflación devorase el salario de la gente.

 

La condición necesaria de su candidatura depende del plafond económico.

 

Si los precios subiesen por el ascensor y los salarios por la escalera a Kirchner le ganaría cualquiera.