Sale con fritasss

La vida no vale nada

Escrito por saleconfritas 11-03-2010 en General. Comentarios (2)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/afidel.jpg 

 

 

Al autor de esta nota que recibí, por haber escrito esto podría ser confinado de por vida en una cárcel acusado de ser un elemento antisocial contrario a la Revolución.

También a Galileo Galilei lo mataron en su tiempo por haber afirmado el desatino de que la Tierra giraba alrededor del Sol y era redonda.


El tema es sostener “Socialismo o Muerte” o lo que llegue primero, que es casi lo mismo.

 

 

Cuba: La imperdonable muerte de Zapata

 

Sabemos que hace más de 50 años el imperialismo yanqui intenta barrer del mapa a la revolución cubana.

 

Que lo apoya una derecha recalcitrante exiliada en Miami. Siempre hemos alentado la defensa de Cuba y la lucha por acabar por el bloqueo.

 

Es imprescindible reiterar todo esto para hablar de Orlando Zapata Tamayo, el albañil de 42 años que el 23 de febrero murió luego de 83 días de huelga de hambre, protestando por mejoras en su situación carcelaria.

 

Para el pueblo cubano (y el resto del mundo), la única información oficial que apareció ha sido, cuatro días después, un artículo en el Granma, el vocero oficial del Partido Comunista Cubano.

 

Allí se dice que era un preso común, un delincuente, que había sido “maquillado” de prisionero político y utilizado por los “enemigos externos e internos de la revolución”.

 

Sea un preso común o un opositor político, es repudiable la actuación del gobierno, la “justicia” y el régimen castrista, que llevó a Zapata a morir en esas condiciones inhumanas.

 

Lamentablemente viene a la memoria el caso del luchador irlandés Bobby Sands (*), dejado morir en 1981 por Margaret Thatcher, después de 66 días de huelga.

 

En 2008 el legendario cantante Silvio Rodríguez (insospechado de “opositor”), en una gira en 2008 por las prisiones del país junto a otros intérpretes, hizo saber que las cárceles son una de las partes más «dolorosas e incómodas» de la realidad cubana.

 

También es repudiable que el pueblo cubano no pueda acceder a una información completa y verificable sobre todas las circunstancias e implicancias políticas que dieron lugar a esta muerte y no pueda debatirlas libremente. Todo esto enloda la causa del socialismo.

 

La muerte de Zapata nos remite al más grave de los problemas: que en Cuba existe un régimen de partido único, una dictadura estalinista.

 

Además del control monolítico y total de todos los medios de comunicación, los trabajadores y estudiantes no tienen ningún derecho para protestar, no tienen libertad para discutir y organizarse para defender sus conquistas revolucionarias y mejor combatir a la derecha proyanqui.

 

M.P. (El autor pertenece a un partido de izquierda)

Un impresentable en la República Islámica de Irán

Escrito por saleconfritas 10-03-2010 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/abroder.jpg 

 


«Quo Vadis, Irán?»

 

«Quo Vadis, Domine?» (« ¿Adónde vas, Señor?») Esta expresión alude a las palabras  que, según la leyenda y la tradición, fueron pronunciadas por el apóstol Pedro mientras huía de Roma para ponerse a salvo de la persecución de los cristianos por orden del emperador Nerón. Ante la pregunta, Jesús le responde: «Voy a ser crucificado en Roma por segunda vez porque mis propios discípulos me abandonan».

 


Un impresentable en la República Islámica de Irán

 

En esas confusas maniobras del tablero de ajedrez que juegan las grandes potencias mundiales, no dejamos de sorprendernos al informarnos que un impresentable absoluto como Luis D'Elía aparece en Irán con su señora pontificando con su estilo de provocador profesional, ahora internacional.

 

Convengamos que en todo caso es problema de los iraníes que deben estar bastante desesperados para admitir tal maniobra. A lo sumo se usarán mutuamente con el mercenario mandado por Chávez que debe haber crispado aún más a Cristina que viene a mal traer con lo que tiene en el Congreso.

 

Y de dónde sale semejante engendro? Del olor de la plata que recibe el piquetero profesional del bolivariano ya que el gobierno chavista considera la acusación a Irán como parte de una jugada de EE.UU. e Israel contra el régimen iraní, pero como Venezuela no puede expresarlo directamente porque se inmiscuiría en un asunto interno de la Argentina, lo envía al padre de “cincosijos”.

 

No es nada nuevo. Cada vez que Chávez ha pisado tierra argentina allí estaba Luis D'Elía pegado. Recordemos por ejemplo, la postal de la llamada Cumbre de los Pueblos, realizada en Mar del Plata, mientras se hacía a pocas cuadras de allí la Cumbre de las Américas.

 

Aquel encuentro alternativo estuvo encabezado por Chávez y, claro, también estuvo pegadito a él el impresentable proveniente de La Matanza.

 

Como dije no es ninguna novedad, D'Elía suele viajar a menudo a Venezuela invitado por el gobierno chavista para participar en foros o eventos donde se cocinan este tipo de maniobras.

 

Kichner se debe haber sentido muy contrariado con la noticia por eso ordenó como operativo despegue que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijera que Luis D’Elía "no integra este gobierno ni fija sus posiciones", en relación con el viaje que el dirigente piquetero realizó a Irán.

 

"Que D’Elía vaya o no a Irán es una cuestión de él. D’ Elía no integra este gobierno ni fija las posiciones de este gobierno", sostuvo el funcionario en declaraciones formuladas a una radio porteña.

 

 No obstante los Kirchner deben haber estado bastante molestos por la decisión de Chávez de habilitarlo para que fuera D'Elía a Irán, aun pese a la indicación contraria de Kirchner.

 

El piquetero oficialista y provocador social fue a visitar la República Islámica de Irán junto a su esposa, la diputada por la provincia de Buenos Aires, Alicia Sánchez, para "festejar" un aniversario de la  revolución que llevó al poder a los ayatollas.

 

Esta "revitalización" de las relaciones seguramente incluirá el adoctrinamiento y entrenamiento de algunos desquiciados locales en las filas del Hezbollah y la formación de células islamoterroristas regionales, como ya a pasado en Venezuela.

 

Irán es al menos un aliado del presidente Hugo Chávez, con quien coincide en tener un fuerte enfrentamiento con Estados Unidos, por lo menos en las declaraciones.

 

En el 2006, el ex presidente Néstor Kirchner había expulsado del Gobierno a D’Elía por respaldar al gobierno iraní en la controvertida investigación judicial por el atentado de la AMIA.

 

Al año siguiente, el desafiante piquetero redobló la apuesta y viajó a Irán junto a Mario Cafiero y el padre Luis Farinello.

 

"¿Vos te volviste loco?", le dijo Kirchner en el primer contacto. Fue hacia el mediodía; el Presidente estaba en su casa de El Calafate y ya tenía en la mano una copia de la carta de apoyo de D'Elía a la posición iraní en la controversia por la investigación judicial de la causa por el ataque a la mutual judía.

 

D'Elía le dijo a Kirchner que el Gobierno debía "revisar su postura" con respecto a la acusación a Irán.

 

—No te metás más en esto, con todos los temas que tenés... No se te ocurra abrir la boca, acá el que manda soy yo, le replicó Néstor Kirchner.

 

Esta secuencia terminó con Luis D'Elía eyectado fuera del Gobierno unas horas antes de que concurriera ese lunes a la Embajada de Irán.

 

"Estás loco", volvió a escuchar, ante lo que contestó que no iba a retroceder: "Mis convicciones pueden más", fue su frase.

 

D'Elía ya había tenido chisporroteos con varios funcionarios kirchneristas porque los $ 100 millones de pesos que le habían prometido para sus proyectos nunca llegaron a sus manos.

 

"Es un boludo —se decía en varios despachos—. No había razón estratégica para lo que hizo, a Kirchner no le quedó otra que correrlo".

 

El jefe de Gabinete de ese entonces, Alberto Fernández dijo, "aunque D'Elía no tuvo que hacer mucho esfuerzo, fue el que más empujó para que Kirchner lo echara. Para Fernández, D'Elía siempre fue un impresentable político".

 

En lo que había coincidencia en todo el kirchnerismo era en que D'Elía "nunca entendió lo que era ser funcionario nacional y sus acciones no eran individuales sino que comprometían al Presidente".

 

Otra más: en julio de 2004, D'Elía admitió que había viajado a Venezuela para hacer campaña a favor del presidente Hugo Chávez "con todos los gastos pagos por el gobierno bolivariano".

 

Fue cuando el presidente enfrentaba un referendo revocatorio, con fuerte presión norteamericana. El viaje le valió muchas críticas locales a D'Elía porque, entre otras cosas, se produjo a días nomás de que liderara la toma de la comisaría 24º de La Boca, que le valió un procesamiento.

 

Cuando aún no había asumido y aparecía como aliado externo de Néstor Kirchner, D'Elía solía ser un crítico feroz del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, después pasado a la oposición. D'Elía se sentía amparado en la enorme influencia que adquirió Chávez en la región sudamericana, ahora en baja.

 

Entre otras cosas, al dirigente de La Matanza lo sacaba de sus cabales que el entonces titular de Hacienda se manifestara —hacia adentro e incluso hacia afuera del Gobierno— en contra de la enorme influencia que adquirió Chávez en la región sudamericana.

 

Otra más: en julio de 2004, D'Elía admitió que había viajado a Venezuela para hacer campaña a favor del presidente Hugo Chávez "con todos los gastos pagos por el gobierno bolivariano".

 

Fue cuando Chávez enfrentaba un referendo revocatorio, con una fuerte presión norteamericana. El viaje le valió muchas críticas locales a D'Elía porque, entre otras cosas, se produjo a pocos días de que encabezara la toma de la comisaría 24º de La Boca, que le valió un procesamiento judicial.

 

“Tú no eres bueno,
¿no lo ves?
amigo Luis, Luis, Luis”

 

La nueva casita de Aníbal Fernández

Escrito por saleconfritas 08-03-2010 en General. Comentarios (3)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/ahotel.jpg 

 

 

En términos generales, la corrupción política es el mal uso público (gubernamental) del poder para conseguir ventajas ilegítimas, generalmente secretas y privadas.

 

El término opuesto a corrupción política es la transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o transparencia de un Estado.

 

Todos los tipos de gobierno son susceptibles a la corrupción política. Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada, el tráfico de influencias, las coimas, el patrocinio, sobornos, extorsiones,  fraudes, malversación de fondos públicos, la prevaricación, el caciquismo, el punterismo, la cooptación, el nepotismo y la impunidad.

 

La corrupción facilita a menudo otro tipo de hechos criminales como el tráfico de drogas, el lavado de dinero y la prostitución ilegal; aunque no se restringe a estos crímenes organizados, y no siempre apoya o protege otros crímenes.

 

El concepto de corrupción difiere dependiendo del país o la jurisdicción donde se la ejerce. En algunos países, la policía y los fiscales deben mantener la discreción sobre a quien arrestan y acusan, y la línea entre discreción y corrupción puede ser difícil de dibujar.

 

En países con fuertes intereses de grupos políticos, las prácticas de corrupción se dan con más facilidad.

 

La corrupción política es una realidad; su nivel de tolerancia o de combate evidencia la madurez política de cada país.

 

Por esta misma razón existen entidades nacionales e internacionales, oficiales y privadas con la misión de supervisar el nivel de corrupción administrativa internacional.

 

La corrupción, contrariamente a lo que podría pensarse inicialmente, no es sólo responsabilidad del sector oficial, del Estado o del Gobierno de turno, sino que incluye muy especialmente al sector privado.

 

En muchos países, como en los de Latinoamérica, dicho sector tiene una gran influencia estatal y por lo tanto el nivel de corrupción presente en esos países tiene mucho que ver con la manera en la que se comporta el sector privado en conjunto con los sistemas políticos.

 

Un chiste que circulaba por los años de la década de 1990, decía que al dirigente radical Eduardo Angeloz le llamaban "aloe vera", porque cada día se le encontraban nuevas propiedades... Claro que, el corruptísimo ex gobernador de Córdoba no era la excepción a la regla.

 

Lo más actualizado a esta infame modalidad de enriquecerse robándole al pueblo, parece estar llevándola a cabo el jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Domingo Fernández, a quien, por esas cosas que ocurren, se le ha descubierto otra de sus flamantes guaridas.

 

Así dice un informante acerca de la ubicación de dicha "casita":

 

"Aníbal Fernández consiguió una casa que se parece a las del fonavi, pero tiene una pared de 7 metros de alto, hecha con columnas de granito y cemento con portones de chapa de acero (esto debe ser por la sensación de inseguridad, que solamente existe en la imaginación de los medios).

 

La casita tiene dos pisos, es un gran chalet de tipo americano con techo a dos aguas de tejas con una linda pileta y un parquecito con algunos yuyitos"...

 

Está ubicada en la zona de Lomas de Zamora, en calle ACEVEDO al 700 mano derecha al oeste.

 

Sin embargo Aníbal Fernández, el empleado más verborrágico de los Kirchner, hace silencio al respecto. Siendo que lo suyo son los medios, las palabras despectivas, las desmentidas, los exabruptos, pero nada de esos argumentos de su repertorio pudo verse ni oírse en los últimos días.

 

“Son oligarcas. Ídolos de barro. Sólo quieren llegar al gobierno para pasarla bien”, sentenciaba Eva Perón.

La locura de Cristina

Escrito por saleconfritas 07-03-2010 en General. Comentarios (3)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/azafar.jpg 

 

 

De la profecía de Solari Parravicini:

"La Argentina debe ya prepararse a sufrir. Tendrán unos mandones que le reducirán a un comunismo de corte facista. La muerte correrá por sus calles y caminos".

"La Argentina tendrá su 'revolución francesa', en triunfo... estos mandones terminarán colgados en la plaza pública"

 


La locura de Cristina
Y EL INSÓLITO PLAN PARA ZAFAR DE LA JUSTICIA
 

Por Carlos Morán


Allá por el año 2006, varios medios independientes hablaban de una seria posibilidad de que la entonces primera dama y futura candidata a presidente padeciera una alteración mental conocida popularmente como “Trastorno Bipolar”.

 

Desde los estamentos del poder, se descalificó a todos y cada uno de aquellos que sugirieron aquella alocada posibilidad, al igual que el título de abogada, la salud mental de Cristina Kirchner pasó a ser tema prohibido para todo el mundo, incluido todo el arco opositor.

 

Hoy, con una serie interminable de exabruptos y medidas rayanas con la demencia, son muy pocos los “kirchneristas puros” que apostarían una moneda —aún de la mal habida— a los resultados de un peritaje psiquiátrico que certifique la lucidez absoluta de la Presidente.

 

Los más cercanos se hacen los distraídos y aquellos que no pueden eludir una respuesta —caso de los ministros Florencio Randazzo y el verborrágico Aníbal Fernández— recurren a explicaciones que son verdaderas faltas de respeto a la inteligencia de la ciudadanía; también a una oposición que peca de tibia.

 

Que se deben guardar las formas es entendible y además correcto, pero es innegable que estamos ante delitos penales concretos, cometidos —y a cometer en el corto plazo— con enorme perjuicio de toda la ciudadanía.

 

Por eso, para el bien de todos los argentinos, resulta vital que tanto legisladores como jueces, acepten abandonar las prácticas burocráticas, dejar de lado la tibieza y el no compromiso para trabajar en forma conjunta los poderes Legislativo y Judicial a efectos de analizar las conductas de muchos miembros del poder Ejecutivo actual y varios ex funcionarios.

 

Es imperativo revisar también la conducta de varios jueces y fiscales, principalmente del Fuero Federal que operaron, acompañaron y avalaron serios delitos en franca connivencia. 

 

Esta situación, por su urgencia y sus características de avasallamiento —guardando las diferencias— nos recuerda aquel episodio del desembarco Inglés en Malvinas, cuando del buque hospital “Uganda” los ingleses descargaban tropas pertrechos y hasta tanques de guerra, mientras nuestro canciller, el recordado Nicanor Costa Méndez, reclamaba airadamente ante la OEA y nuestra Inteligencia sacaba fotos.

 

Entre las mil y una especulaciones que ensayan los ex “K”, hay una que por descabellada no deja de ser compatible con las conductas del sector.

 

La estrategia consistiría en instalar en un sector de la población la idea de un complot para destituirla, en medio del continuo avance sobre los otros poderes.

 

La mecánica consiste en darle mucha exposición, continua acusación a todos los sectores, victimización y queja en cada paso, y ante cada micrófono.

 

Asimismo, se quiere instalar entre la gente humilde la loca pretensión de que, tanto la Constitución de 1853 como la reforma de 1994, fueron creadas para obstaculizar su acción de gobierno.

 

El rol de niña caprichosa, presidiendo una República, pero exigiendo la suma de los poderes públicos, como si se tratara de la jefa de una tribu, a instancia de declarar enemigo de la patria a quien los objete.

 

Esto la ubicaría cómodamente en la categoría de inimputable, y bajo este paraguas jurídico, trataría de salvar las responsabilidades del ciudadano argentino-alemán Néstor Carlos Kirchner, a la vez que intentaría asumir para sí todos los delitos cometidos durante ambos mandatos.

 

El matrimonio, sabe sobradamente que, durante toda su gestión, a fuerza de atropellos y arbitrariedades, acumuló tantos enemigos como dinero.

 

También sabe que hoy, con la nueva composición de ambas Cámaras Legislativas y con algún asomo de valentía por parte de varios jueces y fiscales que ahora se animan, tienen dos casi certezas: la primera, es que, como vienen gestionando, no llegan al final del mandato; la segunda, que tienen muy serias posibilidades de terminar presos; por eso el plan para la salida ya estaría en marcha.

 

Los próximos pasos a seguir, consistirían en acentuar las violaciones a la Constitución Nacional en forma cada vez más reiterada y torpe, para obligar a la oposición a promover el juicio político.

 

Por allí podría aparecer documentación (historia clínica) de la que se hablaba en el año 2006 que certificaría la enfermedad de la presidente logrando así ser destituida, para luego refugiada en su insania salir indemne de las responsabilidades por los delitos que se le imputan.

 

¡Por favor, destitúyanme!

Escrito por saleconfritas 06-03-2010 en General. Comentarios (0)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/aclaremos.jpg 

 

Lanzándose desde una cima, un águila atrapó a un corderito.

 

La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.   

 

Viendo el pastor lo que sucedía, atrapó al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.

 

Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y les dijo:

 

- Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

 

 

 

¡Por favor, destitúyanme!

 

 

 Por James Neilson

 

 

Con frecuencia creciente, nos informan que jueces, legisladores y periodistas, en combinación con militares despechados, oligarcas rurales codiciosos y neoliberales sádicos, están confabulando para echarlos del poder, dando a entender así que saben muy bien que la maquinaria golpista se ha puesto nuevamente en movimiento y que por lo tanto ha llegado la hora para que todos los hombres y mujeres de buena voluntad los defiendan contra los enemigos de la democracia, de los derechos humanos y del "modelo" socioeconómico progresista que dicen haber creado. 

 

¿Es una expresión de deseos? Parecería que sí, que en el fondo Cristina quiere agregar su nombre a la lista de víctimas a su entender nobles de la vesanía derechista por suponer que tal destino sería mucho más digno que aquel que le aguardaría si se respetaran los tiempos institucionales.

 

Es que a menos que, para asombro de todos, los Kirchner se resignen por fin a cohabitar amablemente con un Congreso dominado por la oposición y con un Poder Judicial que ha elegido hacer gala de su independencia, los conflictos políticos se intensificará n tanto que el país no tardará en volverse ingobernable.

 

En tal caso, a la oposición no le quedaría otra alternativa que la de intentar "destituir" a Cristina mediante un juicio político en que, claro está, figuraría no sólo su negativa a permitir que nimiedades como la Constitución y la Carta Orgánica del Banco Central "pongan palos en la rueda", sino también el crecimiento fenomenal de su propio patrimonio. Por ser tan desagradables las perspectivas que enfrentan los Kirchner, sería comprensible que prefirieran intentar figurar como mártires de los derechos humanos y la justicia social, a correr el riesgo de verse encarcelados como delincuentes comunes.

 

Cristina y su marido se formaron políticamente en un ambiente en el que era habitual hablar pestes de la "democracia burguesa" o "formal" so pretexto de que era máscara de un régimen oligárquico.

 

Puede que fueran otros los motivos auténticos del desprecio que sentían por la democracia tal y como se la practica en los países desarrollados, ya que, como tantos jóvenes que pasaron por las universidades nacionales en los años setenta, les atraían las fantasías revolucionarias –los montoneros y sus simpatizantes compartían con ciertos militares la convicción de que, como les había enseñado Mao, el poder nace de la boca de un fusil–, pero les convenía jurar que su postura se debió a su solidaridad con los pobres, no a que encontraban aburrido y mediocre un sistema político en que a menudo resultaba forzoso buscar acuerdos con gente de ideas y prioridades muy distintas, es decir, pactar con el enemigo.

 

Aunque fue mínimo el aporte de la pareja a "la resistencia" a la dictadura militar que en buena medida debió su existencia a la efervescencia estudiantil, parecería que los dos lograron convencerse de que en cierto modo la representaba y que por lo tanto, una vez en el poder, les correspondía recuperar las viejas banderas y, conforme con la lógica propia de la secta en que suponen militar, pasar por alto las engorrosas formalidades democráticas.

 

Si bien pronto se hizo evidente que subordinaban todo lo demás a sus propios intereses personales, en especial los vinculados con el dinero, supondrán que éstos coinciden perfectamente con los de la parte rescatable del país: nunca conviene subestimar la capacidad de políticos como ellos para engañarse a sí mismos.

 

A Cristina siempre le ha encantado la idea del "relato" según la que en última instancia todo es subjetivo y, si se esfuerza lo bastante, su propia "verdad" podrá triunfar sobre las reivindicadas por otros políticos y, claro está, por "los medios" que le son hostiles.

 

Se trata de una teoría peligrosa, una que en sociedades gobernadas por tiranías ha servido para justificar la censura férrea y que en las democráticas puede llevar al aislamiento creciente de quienes se aferran a puntos de vista minoritarios, sobre todo cuando éstos no se ven respaldados por datos averiguables.

 

Desgraciadamente para Cristina, el "país real" que dice estar gobernando está achicándose por momentos, mientras que el "virtual y mediático" que lo amenaza no deja de crecer.

 

Por algunos años, aproximadamente la mitad de la población del país pareció tomar en serio el "relato" que, con la aquiescencia de su marido, Cristina había inventado, pero en la actualidad la mayoría lo repudia por inverosímil y, a juicio de los más críticos, por delirante.

 

Se ha creado, pues, una situación muy extraña, una en la que los líderes del gobierno brindan la impresión de estar pidiendo ser derrocados por medios no previstos por la Constitución, pero para su frustración inocultable los convencidos de que su gestión está llevando el país hacia un desastre se resisten a complacerlos.

 

A ojos de los Kirchner, el legalismo opositor será de por sí provocativo, razón por la que frente a todo revés redoblan la apuesta con la presunta esperanza de obligar a quienes no los quieren a dejar de lado sus inhibiciones para entonces actuar con la contundencia y desdén por las reglas que siempre han caracterizado a la pareja.

 

Es lo que hizo Cristina al reemplazar el Fondo del Bicentenario por otro casi idéntico del Desendeudamiento y, en seguida, comenzar transfiriendo dinero del Banco Central a las arcas gubernamentales, mofándose de este modo del Congreso.

 

Es de prever que si tal atropello no sirve para que la oposición se alce en rebelión contra el desdeñoso autoritarismo presidencial, poniendo en marcha un juicio político, Cristina y Néstor la desafiarán nuevamente probando suerte con algo todavía más escandaloso hasta que por fin los legisladores opositores reaccionen como quieren los santacruceños que, desde hace casi dos años, buscan desesperadamente una forma de salir del pozo, que ellos mismos cavaron, en que han caído.