Sale con fritasss

Chávez parece ignorar que Marx odiaba a Bolívar

Escrito por saleconfritas 29-09-2009 en General. Comentarios (2)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/gendarte.jpg 

 

 

Chávez parece ignorar que Marx odiaba a Bolívar

 

Por José Enrique Miguens

 

Cunde en algunos países de América latina, incluida la Argentina, la impresión de que las grandes decisiones políticas se están manejando con un bajísimo nivel cultural, de conocimiento de los asuntos y de responsabilidad por las consecuencias.

 

Se está viendo en los gobernantes una incomprensión de las dificultades que atraviesan las sociedades actuales, una infantil simplificación de las alternativas que se presentan y una enorme irresponsabilidad con respecto a las posibles consecuencias de lo que deciden.

 

El autoritarismo que conlleva el pensamiento único hace que las decisiones políticas se adopten en conciliábulos de no más de tres o cuatro personas, con lo que se pierde el valioso aporte de las muchas personas capaces e informadas que hay en todo país.

Un caso paradigmático de este tipo de manejo político, sorprendente por varias razones, es el del llamado “socialismo bolivariano” del presidente de Venezuela, coronel Hugo Chávez, con su decadente retorno al marxismo y su inconsulta decisión de imponer la enseñanza del marxismo en todas las escuelas del país.

 

Sorprendente por su decadente anacronismo, pero más sorprendente todavía porque parece ignorar el manifiesto y explícito desprecio de Marx y Engels por nuestros países latinoamericanos y la admiración de ambos por los Estados Unidos, cuyo imperialismo sobre nuestros países aprobaban.

Nuestro asombro llega a su máxima expresión cuando vemos que se enseña obligatoriamente a los niños y a los reclutas militares venezolanos a estos dos autores que vituperaron a su héroe nacional, Simón Bolívar, con sus más soeces y despectivas injurias.

 

El anacronismo de este decadente retorno al marxismo se puso en evidencia con la extrañeza que surgió de los actuales gobernantes rusos (que algo saben de marxismo) cuando el presidente Chávez, en visita oficial, les dijo que extrañaba al marxismo en Rusia y que no deberían haberlo dejado atrás.

Se vio también en el asombro que manifestó el importante consejero político español Miguel Angel Cortés, del que se hizo eco La Nación. Este especialista, comentando la decisión chavista de imponer la enseñanza del marxismo en las escuelas venezolanas, dijo: “Es un retorno a la Edad de Piedra, o una vuelta al pleistoceno superior”.

 

Pero este anacronismo, esta imposición de “utopías regresivas”, como las denominó el ex presidente de Brasil el sociólogo Fernando Henrique Cardoso, no nos puede asombrar demasiado. Estamos acostumbrados en estos lares a que cualquier presidente, se sienta con impulsos dictatoriales para arrear a sus pueblos hacia donde le indica su capricho político.

 

Es más grave la ignorancia que trasunta el desconocimiento de las posiciones políticas concretas de Marx y Engels, que eran de un orgulloso europeísmo y de una convicción de que el porvenir estaba en los dos países que ellos consideraban depositarios de la civilización y el progreso, cuya obligación era llevarlo a los demás: los Estados Unidos a los países latinoamericanos y Alemania a los países eslavos del Este. Veamos nuestra parte.

 

Siguiendo a su maestro Hegel, y en la típica actitud del modernismo, Marx y Engels exhiben un europeísmo altanero con respecto a nuestros pueblos, que Hegel denominaba despectivamente “pueblos sin historia”.

 

Hegel llega hasta afirmar en su Filosofía de la historia universal que en América latina se degenera todo lo europeo, no solamente las personas, sino hasta los animales y las plantas importadas.

 

En esa línea, escribe Marx a Engels en un carta del 2 de diciembre de 1854: “Los españoles están completamente degenerados. Pero, con todo, un español degenerado, para un mexicano, constituye un ideal”.

 

En carta a Kautsky, del 21 de enero de 1893, comentando sobre los partidos brasileños, extiende su desprecio a todos los sudamericanos: “La importancia de estos partidos sudamericanos está siempre en relación inversa a las alharacas de sus programas”.

 

No se queda atrás Engels cuando habla de la conquista de la California mexicana por los texanos de los Estados Unidos, en dos artículos periodísticos: “En América latina hemos presenciado la conquista de México, lo que nos ha complacido. Constituye un progreso. Es en interés de su propio desarrollo que México estará en el futuro bajo la tutela de los Estados Unidos” (23/1/1848).

 

En la época de Engels, se disfrazaba de “tutela colonial” –en Gran Bretaña, de “carga del hombre blanco” y de “misión civilizadora” en Francia– a lo que a partir de 1902, con J. A. Hobson (seguido y citado por Lenin desde 1917) se llama directamente imperialismo.

 

Pero no todos se engañaban como Engels con el canto de la tutela colonial y la misión civilizadora.  A un año antes de esta publicación, el Congreso del estado de Massachusetts había condenado enérgicamente esta conquista, declarando que era una injusta maniobra de los terratenientes esclavistas del Pacífico.

Sin embargo, todavía dos años después de esta condena, el 15 de febrero de 1899, Engels sigue en su posición, escribiendo contra Bakunin, que también se oponía: “¿Y les reprochará Bakunin a los norteamericanos realizar una guerra de conquista, pero que fue llevada a cabo única y exclusivamente en beneficio de la civilización? ¿O acaso es una desgracia que la magnífica California haya sido arrancada a los perezosos mexicanos, que no sabían qué hacer con ella?”.

 

¿Estará Chávez de acuerdo con todo esto, para enseñarlo a los niños venezolanos?

 

Valga, aunque sea difícil de aceptar y menos de comprender, que un país enseñe obligatoriamente las doctrinas de pensadores que los desprecian, pero lo que es realmente incomprensible es que se enseñe obligatoriamente a autores que insultan a su héroe nacional y al título adoptado de República Bolivariana de Venezuela.

 

El desprecio de Marx por Simón Bolívar es tan profundo que en la extensa biografía que escribió para la New American Cyclopaedia de los Estados Unidos, donde revisa pormenorizadamente todas y cada una de sus campañas, le niega aptitudes militares y, peor aún, valentía, porque, según Marx, casi siempre abandonó a sus hombres en las batallas para huir cobardemente.

 

Comenta que quería unificar toda América del Sur “en una república federal cuyo dictador quería ser él mismo”.

En carta a Engels del 14 de febrero de 1858, le dice: “Simón Bolívar es el canalla más cobarde, brutal y miserable”, y lo compara con Faustin Soulouque, el negro haitiano que se proclamó emperador.

 

Lamento tener que transcribir todas estas cosas, que, por supuesto, no comparto, por el respeto que tengo por el pueblo venezolano y su nación y porque ese desprecio me afecta como latinoamericano orgulloso de serlo.

 

Además, he combatido el eurocentrismo en varias publicaciones mías. Pero ésta es la expresión fehaciente de las opiniones de Marx y Engels, que los gobernantes venezolanos parecen no conocer o no querer escuchar.

 

Cuando uno entra en utopías regresivas tropieza con todo el contexto histórico que las rodea y del que no puede desembarazarse.

 

Nada de esto es para criticar a países ajenos al mío; está expuesto como ejemplo dirigido a nuestros gobernantes, para que experimenten en cabeza ajena las consecuencias de las improvisaciones políticas.

 

Espero que les sirva para que tomen en cuenta aquel precepto que enseñaban nuestros viejos estadistas cuando la Argentina era un país respetable: “Gobernar no es payar”.

 

El autor es doctor en Derecho y Ciencias Sociales.

 

 

Cosas de canes falderos

Escrito por saleconfritas 28-09-2009 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/Ayelen111.jpg 

 

La casa millonaria de un secretario de la Presidenta

 

Es evidente que con lo que se gana en la Argentina no alcanza ni para sustos.

Eso me pasa a mí, a Ud, a ellos, allá o acullá, pero hasta me causa gracia ahora que la mano se le pone pesadita al gobierno del matrimonio autocoronado con los reclamos salariales que han comenzado y que posiblemente cierren en estallido. Así se dio en el 2001 y por la gravedad de la situación actual por qué ahora puede ser la excepción?  

 

Pero la risa no me viene por el panorama de las masas de argentinos librados a su suerte por estos profetas de la demencia, sino por los reclamos salariales de Fabián Gutiérrez, un inútil acomodado bueno para nada, que molesto por las repercusiones que tuvo la difusión de la majestuosa casa que construye en El Calafate, el secretario privado de Cristina Kirchner, reconoció ayer en Isla Margarita ser dueño de "la casa del millón", tal como él mismo la bautizó, pero sostuvo que no vale ese precio. Un millón de pesos.

 

"Esa casa terminada no vale más de 300.000 dólares", dijo Gutiérrez a La Nación, en un diálogo telefónico ayer por la tarde, mientras la Presidenta participaba de una reunión oficial en el imperialista hotel Hilton.

 

Por las dudas Gutiérrez se quedó en otro hotel, alejado de los flashes, después de que varios medios difundieran ayer un despacho de la agencia Opi Santa Cruz, sobre la fastuosa vivienda con pileta climatizada que construye el colaborador presidencial.

 

Según Gutiérrez, en su declaración jurada, que presenta como funcionario público, consta que se compró el terreno de 1.200 metros cuadrados donde levantó la casa en El Calafate a 23.000 pesos el m2, algo más que los valores en los que compraron terrenos el propio matrimonio presidencial, sus amigos, familiares y hasta funcionarios, como el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray.

 

Claro que Fabi se queja que con lo que gana no le alcanza. "Yo gano 15.000 pesos por mes [desde hace seis años] y no tengo otra actividad como se dice", agregaba Gutiérrez, sin dar más precisiones acerca de cómo juntó el dinero para levantar una casa que él valúa en más de un millón de pesos al cambio de hoy.

 

Para Fabi 15.000 pesos es poca cosa ya que tan importante labor de atenderle el celular a la Ungida no es poca cosa.

 

Si hacemos un poco de números nos resulta que Fabi gana 500 pesos por día y teniendo en cuenta que su jornada laboral debe ser de 5 horas diarias de lunes a viernes por la que le pagan 150 pesos la hora, ya debería haber ido a quejarse a la CTA o a Huguito Moyano que lo están explotando vilmente.

 

Pero conociendo el carácter podrido de Cristina, Fabi se cubrió con que no había querido molestar a la Presidenta con este tema: "Ella está muy ocupada, pero yo sé que si no tengo los documentos en orden, la primera en echarme será ella".

 

"Todo esto no es un tema de cuánto vale la casa. Es una cochinada contra el Gobierno", planteó el secretario, que acompaña a sol y sombra a Cristina Kirchner.

 

Me parece raro que no hubiera coronado su “espiche” con las infaltables condenas a la dictadura militar y al tema de los desaparecidos como es clásico en los kirchneristas.

 

 

Ayer, llamativamente, estuvo desaparecido en acción en Isla Margarita. Se quedó todo el día en el hotel, alejado de los medios, a diferencia del otro secretario de la Presidenta, Isidro Bounine, que cargó de acá para allá los papeles, maletines y laptop de la jefa del Estado.

 

La vivienda en cuestión aludida ya está en su etapa final, se encuentra en el ingreso a la localidad de El Calafate y se trata de un edificio de dos plantas de líneas minimalistas, muy distintas al estilo de arquitectura alpina que abunda en los hoteles y chalets locales.

 

Según el informe publicado por Opi Santa Cruz, la propiedad posee una superficie cubierta de 480 metros cuadrados y está construida en un terreno de más de 1000 metros cuadrados. Entre las diversas comodidades, cuenta con un gimnasio de 40 metros cuadrados, una sala de juego y una pileta de natación climatizada.

 

Además el mismo informe le adjudica a Gutiérrez un coqueto y pequeño edificio con cuatro departamentos y dos locales comerciales en el centro de El Calafate.

 

Desde que Cristina Kirchner asumió en la Presidencia, es su mano derecha. Durante las estadías de los Kirchner en El Calafate, es una de las únicas personas con acceso directo a la residencia y suele evacuar los pedidos que le acercan para los Kirchner.

 

Durante la Semana Santa pasada, oportunidad en la que una camioneta Hummer formó parte de los autos alquilados para la custodia, y Gutiérrez supo manejar la camioneta en esos días por la ciudad sintiéndose todo un comando en acción.

 

No se olviden de este personaje: FABIAN GUTIERREZ, Secretario privado de la presidenta.

 

Antecedentes: sigue a Cristina Kirchner desde que era senadora.

 

Origen: vivió varios años en El Calafate, hoy casi una Tierra Santa tal como Anillaco era en la etapa anterior.

 

Le lleva los papeles oficiales a la Presidenta a donde sea que vaya. También es uno de los que atiende su teléfono celular. Es amante de los coches de lujo y se lo ha visto en El Calafate al mando de una Hummer.

 

Dice que gana la miseria de 15.000 pesos por mes y que su nueva casa vale 300.000 dólares. Ayer estaba con la Presidenta, en la gira que terminó en Venezuela.

 

Si alguien conoce el dato de algún laburito extra para Fabián como stripper o algo parecido, por favor comunicarse a la Presidencia preguntando por él ya que evidentemente se nota que no le alcanza.

 

http://www.casarosada.gov.ar/index.php

 

 

 

 

“Cuando a uno le ha llegado la hora, ni los santos pueden salvarlo”.

Escrito por saleconfritas 27-09-2009 en General. Comentarios (0)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/terrabusi.jpg 

 

Un gobierno sin estrategia

 

Por Carlos Pagni

 

No cambió el modo en que los Kirchner han venido abordando el conflicto social. Ha sucedido algo más importante: apareció el conflicto social.

La represión ordenada ayer para disolver la toma de la planta de Kraft es la respuesta del Gobierno a un activismo político-sindical que acaba de irrumpir en la escena con la pretensión de perdurar.

 

La ocupación de Kraft llevaba 37 días. El martes, veinte organizaciones sociales se coordinaron para obturar durante cuatro horas los accesos a la ciudad de Buenos Aires.

 

Anteayer, a las siete de la mañana, un grupo comando de la Unión de Trabajadores Desocupados tomó una planta procesadora de gas de Panamerican Energy, cercana a Tartagal, en Salta, e incendió dos automóviles dentro de ella. Una experiencia piloto.

 

El lunes pasado estuvo a punto de suspenderse el suministro de gas de Neuquén al resto del país por una acción de los petroleros privados de esa provincia.

 

El ciclo Kirchner no había tenido que lidiar, hasta ahora, con movimientos de este tipo. El corte de los asambleístas de Gualeguaychú lo pagaba el ingrato de Tabaré Vázquez. Y las movilizaciones de chacareros eran "piquetes de la abundancia".

 

Sin embargo, había que esperar un recalentamiento social.

La inflación acumulada de los últimos tres años fue, según cálculos conservadores, del 55%. Entiéndase: los ciudadanos que viven de la asistencia social tuvieron un recorte del 55% en sus ingresos.

 

La desocupación hoy está en el 14%. La pobreza, en más del 30%, cualquiera que fuere la fuente a la que se recurra.

 

La Argentina está en recesión: la venta de acero en el mercado local se redujo a la mitad en un año, y el consumo de gasoil -acaso el mejor indicador del nivel de actividad- cayó el 9%, comparado con 2008, año en que el campo estuvo paralizado varios meses.

 

A estos indicadores hay que agregar la crisis fiscal que atraviesa la administración en todos sus niveles.

 En muchos municipios bonaerenses ya no se entregan bolsas de comida. Apenas se pagan los sueldos, escalonados.

La provincia está quebrada, mientras Daniel Scioli habla de candidaturas y trata de evitar que Néstor Kirchner lo reemplace por Alberto Balestrini (en cualquier momento, Scioli se pone el sombrero texano de Zelaya).

 

Este paisaje socioeconómico encuentra a los líderes piqueteros convertidos en funcionarios. El segmento más sumergido de la sociedad carece de representación en la política y aquel que se proponía contenerlo, gracias al subsidio estatal, acaba de caer en las elecciones, derrotado por un empresario sin partido. Kirchner aparece, para los desamparados, como una solución cada día más borrosa.

 

El panorama parece hecho a la medida de los afiebrados documentos que circulan por las organizaciones de ultraizquierda, diagnósticos que suelen detectar situaciones prerrevolucionarias hasta en los embotellamientos de tránsito.

Esas corrientes confirman en los diarios todas sus presunciones: la degradación social hace juego con un ministro de Economía ansioso por acordar con el maldito FMI.

 

Los Kirchner miran este nuevo mundo azorados. Se habían preparado para llegar al 2011 repitiendo el mantra de la distribución del ingreso y rivalizando con la "derecha". Es decir, con Duhalde, Macri, De Narváez, Reutemann o Cobos. Pero no se entrenaron para un conflicto con la izquierda.

 

Las tomas de fábricas y los cortes de rutas los sorprenden sin estrategias ni discurso, consternados. Una angustia comprensible. En el bazar de la política se pueden encontrar los más variados objetos. Menos, una receta "progre" para reprimir.

 

Las causas de la pobreza en la Argentina

Escrito por saleconfritas 26-09-2009 en General. Comentarios (4)

 

 http://saleconfritas.blogdiario.com/img/fotos.jpg

 

Una frase de Marx que me encanta... de Groucho, evidentemente... es, cuando vestido de doctor le dice a una enfermera: “Señorita, tengo mucha prisa, deme una media de la temperatura de todos mis pacientes”.

 

“Los Kirchner quieren tanto a los pobres, que los han multiplicado”. Alfredo De Angeli titular de la Federación Agraria de Entre Ríos.

 

Un informe sobre la política de vivienda y pobreza que comenzó con el gobierno de Néstor Kirchner y continúa en el de Cristina, refleja las contradicciones de este gobierno, promesas incumplidas y desinterés por el caso.

 

Villas Miseria o Barrios de Emergencia

 

Podemos definir la Villa Miseria como el resultado de un proceso de ocupación espontáneo y no planificado de un terreno generalmente fiscal o privado de muy bajo valor, o baldíos con conflictos de sucesión.

 

Se trata de terrenos inundables, baldíos con basurales, viejas instalaciones ferroviarias o industriales en desuso en áreas degradadas o barrios de escaso interés inmobiliario.

 

Al momento de su ocupación estos terrenos eran vacíos urbanos, donde sus propietarios o el Estado no habían generado ningún tipo de actividad.

 

En estos barrios el modo de tomar posesión del suelo es la que mejor le parece a cada ocupante. Al principio el nivel de densidad es bajo. Las viviendas primitivas son de materiales muy pobres, como cartón, madera, chapa, sin instalaciones de ningún tipo y apenas con una letrina.

 

Esto es porque la incertidumbre sobre la permanencia en el terreno en esa etapa no inspira a sus ocupantes a invertir en algo mejor.

Con el paso del tiempo, estos barrios se densifican, las construcciones se consolidan y se utilizan materiales tales como ladrillos y hormigón. De todos modos la precariedad y la incertidumbre permanecen por lo que las construcciones nunca dejan de tener el carácter de precarias.

 

Hoy en día, varias villas miseria de la Ciudad de Buenos Aires poseen en buena parte de su extensión cloacas, agua corriente, teléfonos, electricidad y televisión por cable mientras que el gas se abastece por garrafas.

 

Con respecto al último punto hay que resaltar que, debido al costo de la garrafa y el precio subsidiado del servicio de Metrogas, los pobres pagan hasta 5 veces más por la misma cantidad de gas que una familia de clase media alta.

 

Los desagües pluviales y secundarios derivan a instalaciones precarias o zanjas. En algunos sectores no existen cloacas y los pozos son atendidos por camiones atmosféricos. Los residuos se levantan sobre las calles oficiales o son arrojados al paso de los trenes, los cursos de agua o se acumulan en algunos sectores provocando colosales montañas.

 

Dentro de estos barrios o en sus cercanías existen escuelas y centros de salud. Las complicaciones se derivan de las limitaciones de la circulación por los pasillos ya que los chicos a veces no pueden llegar a la escuela por la lluvia y las ambulancias no pueden auxiliar a un enfermo.

 

El punto complejo en cuanto a los servicios lo ofrece la seguridad, la policía tiene fuertes reservas para actuar en las villas miseria, lo que finalmente actúa a favor de los delincuentes que se sienten seguros amparados por los intrincados pasillos.

 

El tejido de estos barrios en la actualidad es muy compacto y densamente poblado. El acceso a las viviendas se produce por pasillos, la mayoría muy estrechos mientras que algunos permiten el paso de automóviles y camiones que abastecen los comercios internos. Este intrincado sistema conforma un laberinto que solo puede ser transitado por quien pertenece al barrio, lo conoce, y es al mismo tiempo conocido.

 

Las grandes villas miseria son lugares de altos contrastes, lejos de ser homogéneas presentan diversidad de panoramas: Algunos sectores poseen un alto grado de densidad, con comercios e instituciones barriales, pasajes anchos y pavimentados, viviendas con un mínimo de confort, higiene y servicios.

 

Otros presentan un paisaje más desolador con casillas muy humildes sin servicios, mal edificadas y con signos de degradación, los comercios escasean y las calles son de tierra. Finalmente la miseria en su forma más cruda, con casillas sin ningún tipo de servicio, suelo de tierra y edificaciones de madera y chapa rodeadas de basurales y aguas servidas.

 

Cabe señalar que en los últimos años se ha promovido, como en toda la sociedad, el egoísmo, el individualismo, la valoración compulsiva por los bienes de consumo, lo cual sumado a la brecha entre los que pueden salvarse de los que no, las drogas y la desocupación, han generado, sobre todo muchos jóvenes, un debilitamiento severo en la idea de comunidad, solidaridad, respeto por el otro y su trabajo. Son comunes desde hace unos años los robos y los delitos dentro de las grandes villas. Los vecinos más viejos coinciden en que esta situación es inédita.

 

La canchita es el espacio que nadie se atreve a invadir, constituye, tal vez, la única convención tácita. Es por ello que se resalta la importancia del deporte como elemento de comunión social, tan espontáneo como la construcción colectiva de la villa.

 

Durante la última dictadura se procuró la erradicación de las villas mediante topadoras para enviar a sus habitantes a otras zonas: por ejemplo, hacia 1982, se publicó a través de la Comisión Municipal de la Vivienda, un boletín sobre las erradicaciones de las villas. Estaban hablando de más de 20.000 personas (villa 29 del Bajo Belgrano, 30 de Colegiales, etc).

 

Estas fueron eliminadas en menos de un año sin definir a donde se llevaba a la gente. El plan consistió, según lo reconocido en esa publicación, en someterlos varios meses a un “estado de sitio interno”, se cortó el agua y la luz, se prohibió la circulación de vehículos, se clausuraron los comercios y se demolió la casa de los “sospechosos” o de aquellos que intentaban alguna mejora o vender su vivienda. Todo esto con un comisario a la cabeza del operativo (etapa denominada “desaliento”).

 

Quedando al final de todo eso la limpieza del terreno. Finalmente la población de las villas se redujo de 280.000 personas en 1977 a 33.562 en 1978. Esta política apuntaba a ocultar la vergüenza fuera de la capital y no a resolver el problema de fondo ya que esa población era escondida en barrios más alejados de la Ciudad. Así fue que las villas miseria de la Capital se poblaron nuevamente alcanzando la población actual de casi 200.000 habitantes.

 

En oposición a los viejos planes de erradicación, con el advenimiento de la democracia se consolidó la idea de la radicación y urbanización para terminar definitivamente con el problema. Pero el tema no era simple.

 

Casi sin tierras libres suficientes, si cada vivienda ocupa 40 m2, los planes oficiales exigieron de 80 a 100 m2 en lotes individuales, más las superficies para plazas y calles, con lo que inexorablemente o se expulsa gente o se buscan alternativas tales como edificios de hasta 3 pisos, viviendas en tira, condominios u otras soluciones técnicas.

 

Manejado con habilidad por las autoridades no debería ser un tema muy grave, pero lleva amargas discusiones entre grupos rivales u otros inconvenientes que obligaran a reajustar todo el proceso y buscar el consenso para que nadie quede disconforme con lo que recibe.

 

Desde la consolidación democrática este proceso ha tenido altas y bajas. En 1991, en el marco del Plan Arraigo, el Estado Nacional vendió a las villas 21-24, 20, 15, entre otras, la tierra que ocupaban, pero esto no alcanzó, por ejemplo, a la Villa 31, sobre la cual regularmente se abren debates debido a sucesivas propuestas de erradicación.

 

Los intendentes Bouer y Domínguez intentaron la entrega de subsidios para iniciar un proceso de desalojo de esa villa, pero los 12.000 pesos otorgados fueron insuficientes para que esas familias pudieran encarar alguna solución habitacional. Como resultado volvieron a instalarse en la Villa dando origen a la denominada Villa 31 bis.

 

Casas tomadas

 

Estas están contenidas dentro del tejido de la “ciudad oficial”. Al igual que en el caso de la villa miseria a mayor escala, son espacios abandonados que son ocupados.

 

Se concentran sobre todo en áreas degradadas del Sur de la Ciudad de Buenos Aires y en la traza de la nunca realizada AU3 en el norte. En San Telmo las antiguas casonas de la clase pudiente fueron abandonadas cuando esta se mudó al norte, las mismas se convirtieron en conventillos o en edificios destinados al alquiler.

La posterior degradación, y normativas de protección patrimonial que congelaron el barrio sin un programa de conservación y gestión, hicieron que una parte de esos edificios se convirtieran en casas tomadas.

 

Otros barrios como La Boca sufrieron una franca decadencia al perder su antiguo y característico rol portuario, algo parecido sufrió Barracas por la decadencia de la actividad industrial. Esto determinó que en estos barrios muchas propiedades en estado de abandono fueran ocupadas.

 

En el caso de la ex AU3, muchas propiedades fueron expropiadas para la construcción de la autopista, pero al no materializarse el proyecto fueron en gran medida tomadas.

Esta modalidad, a diferencia de las villas miseria, toma rasgos similares al del entorno barrial, pero esa similitud es aparente ya que se reduce solamente a la fachada que no expresa a simple vista la forma de utilización de su interior.

 

Pero algunas señales evidencian la forma de ocupación como ventanas tapiadas, pérdidas de agua que provienen de la casa por la deficiencia de las instalaciones, etc.

 

La distribución interna responde a una cuestión de jerarquía entre quienes organizaron la toma y los que los siguieron. Los sanitarios se localizan en el fondo del lote o se construyen donde se puede. La trama de mangueras, a modo de instalación precaria, extiende la red sanitaria al interior de las piezas destinadas a cocina.

 

La casa se densifica ocupándose incluso los patios interiores anteriormente destinados a dotar al edificio de iluminación natural y ventilación, a veces cumplen el rol de depósito del producto de la actividad del cartoneo.

 

Cuando el uso original era industrial, los grandes espacios pasan a albergar unidades independientes reproduciéndose la conformación de una villa dentro de esos espacios.

 

En el caso de los esqueletos de hormigón armado, la fachada es terminada con mampostería, pero la precariedad de la misma y la ausencia de terminaciones delata la toma. Hay que considerar dentro de este problema los perjuicios sufridos por los propietarios legítimos de estas propiedades.

 

Según proyecciones del GCBA, se estima que la población que vive en esa situación en la Ciudad es de 200.000 personas.

 

Inquilinatos, hoteles y pensiones

 

Esta modalidad se encuentra sobre todo en el Sur de la Ciudad de Buenos Aires y Avellaneda. Los inquilinatos son edificios conformados por varias habitaciones alrededor de un patio común. Sus habitantes ocupan una o más piezas en carácter de locatarios mientras que comparten los servicios. Por lo general la fachada no expresa esta modalidad de habitar.

 

En cambio los hoteles cuentan con un cartel exterior que expresa la modalidad del hábitat. Internamente se componen por una recepción y una cantidad de piezas. Los precios de alquiler de una pieza de hotel son superiores a la de un inquilinato y al no existir contrato por medio, el dueño puede disponer el desalojo sin necesidad de intervención del poder judicial.

 

Según estudios de la Defensoría de la Ciudad, aproximadamente 70.000 personas viven en inquilinatos y otras 70.000 en hoteles.

 

Barrios suburbanos

 

Estos barrios se caracterizan por ser ciudad aún en construcción. Para sus habitantes es constante la lucha por el lote propio y la llegada de servicios como agua corriente, cloacas, gas, etc, Últimamente los suburbios se caracterizan por una construcción fragmentada entre barrios cerrados ricos y barrios pobres.

 

Conjuntos habitacionales degradados

 

Durante muchos años las políticas enfocadas hacia la resolución de la problemática del hábitat degradado y precario planteaban el desarrollo de grandes moles de edificios de alto costo de construcción e implantados en sectores aislados e la ciudad. Estos fueron construidos según una visión que no consideró las características sociales de sus habitantes ni sus demandas. Por lo general escindidos de la trama urbana de la ciudad tradicional y con una aspiración de autosuficiencia.

 

Pero la sola dotación de una vivienda mínima no bastaba para solucionar la situación de pobreza. Al poco tiempo comenzaron a producirse, conflictos internos, administraciones anárquicas y consecuentes dificultades de mantenimiento, que finalmente reprodujeron un proceso de degradación, hacinamiento y marginalidad (Fuerte Apache, Soldati, etc.)

 

Gran parte de la población no solo vive en una vivienda precaria o degradada, sino en un contexto urbano degradado o fragmentado, sin acceso a servicios ni infraestructura.

 

Por último podemos agregar la estadística de "Trilussa", Carlos Alberto Salustri

 

“La que hace el recuento general de los que nacen van al hospital, a la curia, a la cárcel o la fosa, pero para mí, la cosa es más curiosa cuando hacen el promedio individual en lo que todo se reparte por igual, aun en la población más menesterosa y, resulta cierto y sin engaño que según la estadística del año te toca un pollo y medio cada mes y aun cuando el pollo en tu mesa, se halle ausente entrás en la estadística igualmente porque hay alguno que se come tres”. Salustri, Carlo Alberto (1871-1950) (Italiano)

 

(*) El poeta Carlo Alberto Salustri nace a Roma el 26 de octubre de 1871.

En 1887 publica su primer soneto y asume el seudónimo de TRILUSSA, anagrama de su nombre Salustri.

Desde ese momento comienza a colaborar con varios periódicos romanos, tras “Il Messaggero” su notoriedad le llega hacia el año 90.

Es autor de numerosos poemas y sonetos en dialecto romanesco, en un período en que este género literario era particularmente difuso. Muere en 1950.

Florencio Randazzo, un oligarca del campo

Escrito por saleconfritas 25-09-2009 en General. Comentarios (3)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/tutu.jpg 

 

   

"Las penas y las vaquitas

se van par la misma senda,

las penas son de nosotros,

las vaquitas son ajenas".

 

 

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, ya enfrenta una investigación de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas (FIA) por la compra de una costosa estancia.

 

Randazzo compró a través de testaferros una estancia de más de 1.400 hectáreas en la provincia de Buenos Aires. La operación, había incluido una generosa parte en negro y la compradora que figuraba era la sociedad ADM Pigüe S.A., una supuesta pantalla legal para borrar los rastros del funcionario.

 

Ahora se lo vincula con la adquisición de un feed lot  (*) a través de un concejal kirchnerista, en su Chivilcoy natal.

 

-         ¿Usted tiene un feed lot, ministro?, es lo que se rumorea insistentemente en el ambiente agropecuario?", fue la pregunta de Clarín para el ministro del Interior, Florencio Randazzo.

 

-         "No, de ninguna manera", respondió el hombre fuerte de Chivilcoy, quien asistió el viernes a la asunción del ex subsecretario de su cartera, Aníbal Pittelli, como intendente de su ciudad natal, en reemplazo de Ariel Franetovich, flamante ministro de Asuntos Agrarios bonaerense.

 

Lo cierto es que la versión del feed lot, propiedad de la Firma "Ran", ronda la calle e inunda de mensajes los sitios Web de medios chivilcoyanos, como "La Razón".

 

El administrador del engorde a corral es el concejal oficialista del Frente Para la Victoria, Hugo Álvarez.

 

Clarín visitó el feed lot, donde se engordan unos 2.000 terneros, en corrales junto a un almacén de granos, tres silos bolsas con pasto y granos y una buena provisión de rollos.

 

El lugar está entre Palemón Huergo y Mom, a unos 30 kilómetros de Chivilcoy.

 

Lo que llama la atención es la flamante ruta de acceso a Mom que se ha realizado, camino al feed lot de Randazzo.

 

Posee una vivienda de material premoldeado para el personal, un antiguo casco de estancia y una casa lujosa digna de un country, con dos camionetas importadas estacionadas en sus jardines. Un verdadero oligarca ganadero.

 

(*) En el sistema de producción de carne bovina, el Feedlot es el engorde intensivo de animales de ganado.