Sale con fritasss

En el día de la Mujer

Escrito por saleconfritas 08-03-2009 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/zoila.jpg 

 

Justos no deben pagar por pecadores

 

Zoila América Narváez —hijastra e hija adoptiva del jefe sandinista Daniel Ortega que en marzo de 1998 acusó a éste por violación sexual desde que ella era una niña de once años.

 

A propósito de esta controversia entre la hijastra e hija adoptiva de Daniel Ortega y el Gobierno de la República, se conoció que Zoila América Narváez demanda de des-adopción de Zoila América Narváez es justa y legítima.

En realidad, debe ser degradante para ella que se la obligue a seguir siendo hija adoptiva de Daniel Ortega después de todo lo que según su denuncia y acusación criminal sufrió por culpa de éste.

 

Y a pesar de que en Nicaragua no hay ley que regule la des-adopción, ésta debería ser anulada de alguna manera según el principio jurídico de que en derecho las cosas se deshacen de la misma manera que se hacen.

 

Zoila América Narváez captó la solidaridad de la mayoría de los nicaragüenses cuando de manera valiente denunció públicamente a Daniel Ortega y lo acusó judicialmente por los supuestos abusos sexuales que ella sufrió durante mucho tiempo y desde que tenía once años.

 

 

Persecución Contra el Poeta Ernesto Cardenal

 

Ernesto Cardenal, poeta nicaragüense, conocido por su adhesión al sandinismo, es perseguido por desafiar el modelo de gobierno de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo.

 

Cardenal fue condenado en ausencia al pago de una multa de una suma equivalente a $1,000 dólares por supuestamente difamar a un ciudadano alemán, ex esposo de una allegada de la familia gobernante.

 

Cardenal, una figura histórica del sandinismo, es sacerdote y fue ministro de cultura durante el primer gobierno presidido por Ortega, pero ha criticado públicamente  los métodos empleados por el Presidente y su esposa y Primera Dama. 

 

Al gobierno nicaragüense se le acusa de utilizar el sistema de justicia para silenciar a sus críticos, y el poeta perseguido, es considerado uno de ellos.

 

Intelectuales nicaragüenses y de numerosos países de habla española, han condenado la persecución que se alega contra Cardenal. 

 

Entre los defensores del poeta nicaragüense, figuran el escritor Sergio Ramírez Mercado y la poeta Gioconda Belli, ambos nicaragüenses; el escritor uruguayo Eduardo Galeano, y el brasileno Ernesto Saramago.

 

Cardenal acuso a Ortega en Paraguay, de aliarse con remanentes de la dictadura derechista que lidero la familia Somoza, y con los ex-contras que combatieron militarmente al primer gobierno de Ortega y del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN). 

 

También, se le acusa, junto a su mujer, de encabezar un gobierno, que por sus métodos antidemocráticos, ha traicionado al sandinismo que empuñó las armas y derrotó a la dictadura somocista.

 

En Nicaragua surgio un frente renovador del sandinismo, encabezado por el famoso cantautor Enrique Mejía Godoy, autor del himno del FSLN.

Pero además, el gobierno parece haberla emprendido contra la prensa que critica la forma autoritaria que le atribuyen a Ortega y a Murillo. 

 

El hijo del periodista Pedro Joaquín Chamorro (asesinado por la dictadura Somoza) es intimidado con acciones judiciales por supuesto delitos de naturaleza o elementos constitutivos desconocidos, puesto que no han sido dados a conocer por las autoridades. Las oficinas del actual director del Diario La Prensa, fueron requisadas por el gobierno.

 

La acción contra el poeta Ernesto Cardenal, no parece aislada, y ha llegado a las puertas de conocidas defensoras de la mujer, quienes se quejan de persecución por parte del gobierno, por haber defendido a la hijastra del mandatario, Zoila América Narváez, quien acuso al Presidente Daniel Ortega de haberla violado sexualmente repetidas veces en tiempos en que Ortega encabezo el primer gobierno del FSLN.

 

Parecen señales de acciones que dirigen al país centroamericano por un rumbo erróneo. 

 

El Diario La Prensa, en su editorial del sábado 18 de octubre, titulado “El Poder de las Turbas”, expone: “En efecto, la organización y la instigación de las turbas contra personas y organizaciones opositoras y contra medios de comunicación y periodistas independientes; la falta de transparencia en el manejo de cuantiosos recursos económicos, como los derivados de la cooperación petrolera venezolana; la campaña de calumnias y difamación de personas y organizaciones desafectas al régimen; la cancelación de partidos políticos democráticos y el cierre de espacios de participación política y específicamente electoral; la eliminación de la observación independiente, nacional y extranjera, de las elecciones municipales; las intimidaciones para que sean retiradas demandas internacionales por violaciones de derechos humanos; el chantaje a alcaldes y políticos de otros partidos para someterlos al partido gubernamental; los juicios políticos con acusaciones infundadas contra organizaciones de la sociedad civil; las acusaciones y condenas judiciales contra medios de comunicación social y periodistas independientes, etc., etc., son muestras inequívocas de que el gobierno de Daniel Ortega puede ser cualquier cosa, menos democrático en el verdadero sentido del concepto de democracia.‑

 

 

De vanidades y soberbias

Escrito por saleconfritas 07-03-2009 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/14.jpg

 

La soberbia consiste en concederse más méritos de los que uno tiene.

 

Es la trampa del amor propio: estimarse muy por encima de lo que uno vale. Es falta de humildad y por tanto, de lucidez. La soberbia es la pasión desenfrenada sobre sí mismo.

 

Apetito desordenado de la propia persona que descansa sobre la hipertrofia de la propia excelencia. Es fuente y origen de muchos males de la conducta y es ante todo una actitud que consiste en adorarse a sí mismo: sus notas más características son prepotencia, presunción, jactancia, vanagloria, situarse por encima de todos lo que le rodean. La inteligencia hace un juicio deformado de sí en positivo, que arrastra a sentirse el centro de todo, un entusiasmo que es idolatría personal.

 

Hay dos tipos de soberbia; una que es vivida como pasión, que comporta un afecto excesivo, vehemente, ardoroso, que llega a ser tan intenso que nubla la razón, pudiendo incluso anularla e impedir que los hechos personales se vean con una mínima objetividad. La otra es percibida como sentimiento cursa de forma más suave y esa fuerza se acompasa y la cabeza aún es capaz de aplicar la pupila que capte la realidad de lo que uno es, aunque sólo sea en momentos estelares. Entre una y otra deambula la soberbia, transita, circula, se mueve y según los momentos y circunstancias hay más de la una o de la otra.

 

La soberbia es más intelectual y emerge en alguien que realmente tiene una cierta superioridad en algún plano destacado de la vida. Se trata de un ser humano que ha destacado en alguna faceta y sobre una cierta base. El balance propio saca las cosas de quicio y pide y exige un reconocimiento público de sus logros. Para un psiquiatra, estamos ante lo que se llama una deformación de la percepción de la realidad de uno mismo por exceso.

 

Ante la soberbia dejamos de ver nuestros propios defectos, quedando éstos diluidos en nuestra imagen de personas superiores que no son capaces de ver nada a su altura, todo les queda pequeño.

 

Hay una gradación entre las tres estirpes, soberbia-orgullo-vanidad, que van de más a menos intensidad, tanto en la forma como en el contenido. Entre la soberbia y el orgullo hay matices diferenciales, aunque el ritornello que se repite como denominador común puede quedar resumido así: apetito desordenado de la propia valía y superioridad. Es una tendencia a demostrar la superioridad, la categoría y la preeminencia que uno cree que tiene frente a los de su entorno. En general estos dos conceptos se manejan como términos sinónimos, aunque se pueden espigar algunas diferencias interesantes.

 

La soberbia es más cerebral, se da en alguien que objetivamente tiene una cierta superioridad, que realmente sobresale en alguna faceta de su vida. Facetas concretas de su andadura tienen un relieve que las realzaba sobre los demás.

 

Hay una evidencia por la que puede ser tentado por la soberbia, no necesitando del halago de los otros y haciendo él mismo su propio y permanente elogio de forma clara y difusa, rotunda y desdibujada, a tiempo y a destiempo, con ocasión y sin ella.

 

Sus manifestaciones son más internas y privadas, aunque pueden ser observadas por una atmósfera grandiosa que él crea sobre su persona y además, a través de sus máscaras; hay arrogancia, altanería, tono despectivo hacia los demás, que se mezclan con desprecio, desconsideración, frialdad en el trato, distancia gélida, impertinencia e incluso, tendencia a humillar. Otras veces, esas máscaras son de una insolencia cínica, mordaz, con un ritintín de magnificencia que provoca en el interlocutor un rechazo frontal. En los casos algo más leves, baja la hoguera del engreimiento y entonces la relación personal se hace más soportable.

 

El orgullo es más emocional. Es una alta opinión de uno mismo mediante la cual la persona se presenta con una superioridad y un aire de grandeza extraordinario. Puede ser lícito y hasta respetable.

 

Decía Luis Vives que «es un amor a uno mismo por méritos propios». Puede ponerse de manifiesto en circunstancias positivas, en donde el lenguaje coloquial se mezcla con hechos e intenciones. En esos casos dimana de causas nobles y puede ser hasta justo. El orgullo de ser un buen cirujano, un buen padre, un excelente poeta, ser de una región concreta de un país… Todo esto está dentro de unos límites normales. Puede encuadrarse en el reconocimiento a una labor bien hecha.

 

La palabra vanidad procede del latín vanitas,-tatis, que significa falto de sustancia, hueco, sin solidez.

Se dice, también, de algunos frutos cuyo interior está vacío, en donde sólo hay apariencia. Mientras la soberbia es concéntrica, la vanidad es excéntrica. La primera tiene su centro de gravedad dentro, en los territorios más profundos de la arqueología íntima. La segunda es más periférica, se instala en los aledaños de la ciudadela exterior. La soberbia es subterránea. La vanidad está en la pleamar del comportamiento.

 

En la soberbia uno tiene una enfermedad en el modo de estimarse uno a sí mismo, en una pasión que tiene sus raíces en los sótanos de la personalidad en donde brota el error por exceso de autonivel. En la vanidad la estimación exagerada procede de fuera y se acrecienta del elogio, la adulación, el halago, la coba más o menos afectada y obsequiosa que lleva a dilatar alguna faceta externa y que de verdad tiene un fondo falso, porque no contempla más que un segmento de la conducta.

 

En la soberbia y en la vanidad hay una sublevación del amor propio que pide un reconocimiento general. La primera es más grave, porque a ella se suele añadir la dificultad para descubrir los defectos personales en su justa medida y apreciar las cosas positivas que hay en los demás, al permanecer encerrado en su geografía ampulosa.

 

Se pueden distinguir dos modalidades clínicas de la soberbia, entre las cuales cabe un espectro intermedio de formas soberbias.

Una es la soberbia manifiesta que es notarial y que se la registra a borbotones, con una claridad absoluta, lo cual suele ser poco frecuente. Hay petulancia y presunción.

 

La otra es la soberbia enmascarada, que es la más habitual y que se camufla a soto voce por los entresijos de la forma de ser y que es más propia de las personas inteligentes y teniendo un sentido amplio y desparramado que asoma, se esconde, salta y bulle y revolotea por su mundo personal. ¿Cuáles son estos síntomas? Voy a resumirlos esquemáticamente:

 

1.- Aire de suficiencia que refleja un bastarse a sí mismo y no necesitar de nadie. Engreimiento que esculpe y hace hierático el gesto y lleva al hábito altanero.

 

2.- La borrachera de sí mismo tiene su génesis de una zona profunda e íntima donde se elabora esa superioridad. Las manifestaciones más relevantes son: susceptibilidad casi enfermiza para cualquier crítica con un cierto fundamento; gran dificultad para pasar desapercibido; tendencia a hablar siempre de sí mismo, si éste no es el tema central de conversación, enseguida decae su interés en la participación y el diálogo con los demás; desprecio olímpico hacia cualquier persona que aflore en su cercanía y de la que se pueda oír alguna alabanza. Esta embriaguez puede disfrazarse de los más variados ropajes

 

3.- La soberbia entorpece y debilita cualquier relación amorosa. Cuando alguien tiene un amor desordenado a sí mismo como el descrito, es difícil darse a otra persona y poner los sentimientos y todos sus ingredientes para que esa relación se consolide. Esto hace casi imposible la convivencia, volviéndola insufrible, pues reclama pleitesía, sumisión, acatamiento y hasta servilismo.

 

No podemos olvidar, que para estar bien con alguien, para establecer una relación de convivencia estable y que funcione hace falta estar primero bien con uno mismo

 

4.- En la soberbia se hospeda una obsesión exagerada por uno mismo, que ha ido conduciendo a una excesiva evaluación del propio mérito. Y afloran términos como alardear, jactarse, vanagloriarse.

 

Lo contrario de la soberbia es la humildad. Todo el edificio de la persona equilibrada se basa en una mezcla de humildad y autoestima. La una no está reñida con la otra. Una persona que reconoce sus defectos y lucha por combatirlos y a la vez, tiene confianza y seguridad en sus posibilidades.

 

Entre la soberbia, el orgullo y la vanidad hay grados, matices, vertientes y cruzamientos recíprocos. Por esos linderos se suele acabar en el narcisismo, patrón de conducta presidido por el complejo de superioridad, la necesidad enfermiza de reconocimiento de sus valías por parte de la gente del entorno y la permanente auto contemplación gustosa.

 

Lasch, en su libro La cultura del narcisismo, dice que en la cultura americana éste es un emblema de nuestro tiempo. Freud puso de moda este término, recordando a la planta del narciso, que crece a orillas de los estanques y se mira en el espejo que el agua le ofrece. Lipovetsky, en su obra La sociedad perdida, habla del interés desmedido por la propia imagen: por la personalidad, por el cuerpo y sus partes descubiertas (la cara y las manos) y por la necesidad de aprobación de los demás que tienen este tipo de personas. El análisis se complica más de lo que quisiéramos y hay un terreno magnético e imantado entre estas tres estirpes mencionadas.

 

Sólo el amor puede cambiar el corazón de una persona. Cuando hay madurez, uno sabe relativizar la propia importancia, ni se hunde en los defectos ni se exalta en los logros. Y a la vez, sabe detenerse en todo lo positivo que observa en los que le rodean. Saber mirar es saber amar. A lo sencillo se tarda tiempo en llegar.

 

La madre de "Chucky"

Escrito por saleconfritas 05-03-2009 en General. Comentarios (14)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/chuky.jpg 

 

  

Encuentran cocaína en el auto de una diputada kirchnerista

 

El vehículo pertenece a Gladys Beatriz Soto; la legisladora chaqueña acusó a la policía de "ponerle" la droga; además atribuyó el hecho "a una campaña de persecución que realiza la fuerza provincial contra ella y sus hijos"

 

Por José Derewicki - Corresponsal en Chaco

 

RESISTENCIA.- La Justicia investiga el secuestro de 62 gramos de cocaína de máxima pureza encontradas en un automóvil con la documentación de la diputada nacional Gladys Soto (Chaco-Frente para la Victoria) y que fuera abandonado por dos jóvenes que se dieron a la fuga, durante un procedimiento realizado en la noche del miércoles, en uno de los barrios del sur de esta capital.

 

La legisladora, no obstante, acusó a la fuerza policial de "persecución". Esta no es la primera vez que la legisladora tiene problemas con la policía: sus hijos han sido protagonistas de algunos sucesos que son investigados por las fuerzas policiales.

 

En esta oportunidad, sin embargo, la situación es más grave porque, ayer por la tarde, efectivos de la comisaría 4a., que estaban realizando una recorrida, fueron alertados de la presencia de dos sospechosos, que escaparon corriendo cuando advirtieron la presencia policial.

 

Según confirmaron fuentes de la investigación, en el interior del vehículo encontraron una carpeta que contenía una credencial a nombre de la diputada nacional Gladis Beatriz Soto para libre tránsito y estacionamiento, la cédula de un coche Gol blanco a nombre de la legisladora y un DNI a nombre de una persona de apellido Ocampo, esposo de la diputada.

 

Además, la policía informó a la Fiscalía que había varios envoltorios, en los que hallaron 62 gramos de cocaína de máxima pureza, según se comprobó en los análisis.

 

En tanto, la diputada atribuyó el hecho "a una campaña de persecución que realiza la fuerza policial provincial contra ella y sus hijos". Y agregó que "la droga las habrá puesto la policía".

 

 Pero el hijo de la diputada es un pájaro de cuentas conocido por la policía.

 

 Detuvieron al hijo de la diputada Gladys Soto  23/Septiembre/2008 - 05:04  - Data Chaco.com - 22/09/2008.

 

No es la primera vez. Se trata de Facundo Campos, alias “Chucky” de 18 años.

 

Fue aprehendido por una contravención, pero entre sus antecedentes figuran varios delitos, como robo a mano armada y tentativa de homicidio. Su madre, la legisladora nacional, estuvo este lunes tramitando su salida. Ya ha sido detenido en otras ocasiones anteriores.

 

Facundo Campos, de 18 años, hijo de la diputada nacional justicialista Gladys Soto, fue detenido el sábado por la madrugada por efectivos del Departamento Drogas Peligrosas, luego de que pusiera resistencia a ser identificado.

 

Al ser finalmente identificado, el joven, también conocido como "Chuki", fue detenido y trasladado a la unidad, debido a que tenía tres pedidos de captura, por tentativa de homicidio, robo a mano armada y robo.

 

Esta mañana se la pudo ver a la diputada nacional en la vereda del edificio donde funcionan las Fiscalías de Investigaciones, por avenida 9 de Julio, teléfono en mano, gestionando la liberación de su hijo.

 

No es la primera vez que Facundo Campos es detenido. A tal punto que fuentes policiales aseguran que "cada vez que lo detienen, sale inmediatamente por ser el hijo de la diputada".

 

A fines de abril, en Villa Cortés, asaltó, junto con otro joven, a una mujer y su hija, pero el robo fue frustrado por la reacción de ambas y de un policía de civil.

 

LA ANTERIOR DETENCIÓN DE FACUNDO CAMPOS - 23/04/2008

 

 

Vecinos y policía de civil frustran asalto de dos motochorros. Los jóvenes delincuentes son intensamente buscados

 

Quisieron robarle la cartera a dos mujeres en la siesta de este martes, en Villa Cortés. Uno de ellos estaba armado. Ante la resistencia de vecinos y un efectivo de civil, se dieron a la fuga. Ambos están identificados, y, según trascendió, uno sería el hijo de la diputada Gladys Soto.

 

Según publica Diario Norte, dos mujeres, madre e hija, llegaban a su casa, en plena siesta de este martes, y cuando estaban en inmediaciones de la calle San Fernando al 400, fueron abordadas por dos motochorros, uno de ellos armado, actuando con gran velocidad. Es así que intentaron arrebatarle el bolso a la menor de las mujeres, mientras la mayor no salía de su asombro.

 

Sin embargo, la mujer se resistió tenazmente y comenzaron a forcejear, mientras pedía auxilio ante tamaña situación. Según relata el matutino, era la siesta y los ladrones pensaron que la cosa sería fácil ya que sus víctimas eran dos mujeres.

 

Sin embargo no fue así porque lo vecinos, al escuchar los gritos desesperados, comenzaron a salir de sus domicilios, entre ellos un empleado policial que corrió rápidamente para defender a las mujeres.

 

Los jóvenes ladrones quedaron sorprendidos ante la situación, uno de ellos dispara, e inmediatamente escapan en la motocicleta.

 

Pero la cosa no terminó allí, porque a los pocos minutos, mientras ente todos los vecinos ayudaban a los damnificados a reponerse, los motochorros volvieron, y apuntando con la pistola, amenazaron a los presentes diciendo que “si hacen la denuncia, van a ser boleta”. Y luego si se fueron definitivamente.

 

Por supuesto que el empleado policial, junto a la mujer damnificada fueron hasta la comisaría seccional Segunda a radicar la denuncia y expusieron los hechos.

 

El policía, por su parte, agregó que ya conocía a uno de los dos motochorros, ya que en una oportunidad lo detuvo por otro suceso similar, para luego indicar que se trataría de Facundo Campos, de 17 años, hijo de la diputada nacional del FpV Gladys Soto. Según trascendió, el joven ya tendría antecedentes por otros hechos delictivos.

 

El fiscal interviniente ordenó avanzar en las investigaciones pertinentes, y según se pudo saber, se maneja la posibilidad de que en las próximas horas de ordene un allanamiento en el domicilio del joven, debido a que podría estar también involucrado en otros hechos de arrebatos ocurridos en los últimos días, en pleno centro de Resistencia.

 

 

"Piratería y derechos humanos",

Escrito por saleconfritas 05-03-2009 en General. Comentarios (1)

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/PIRATAS.jpg 

 

Tomás Abraham, pensador y ensayista,  dice en "Piratería y derechos humanos", escrito en 2005:

 

La defensa de los derechos humanos se ha convertido en un botín para uso de piratas. Denunciar torturas, manifestarse en contra del avasallamiento de las libertades del hombre, protegerse de los abusos del poder sirve para que políticos e ideólogos se sientan impunes, se arroguen prerrogativas vitalicias y ejerzan todo tipo de arbitrariedades legitimadas porque alguna vez se han pronunciado o han militado contra las opresiones políticas.

 

Se indignan cuando la corrupción viene de la derecha, pero si no, es un medio para obtener un poder necesario para un fin sentenciado como bueno. ¿Vos creés que a Hebe de Bonafini le importan los fondos de Santa Cruz? Si son para la causa.

 

Pero ese es un sector de la sociedad. El otro, el mayoritario, acepta la corrupción como una fatalidad inevitable del país y lo único que le importa es que las cosas avancen. No interesa cómo, pero que avancen. Hay tal resignación.

 

"Hoy la corrupción está totalmente aceptada. Por la sociedad y por los intelectuales progresistas".

 

“El chantaje y la extorsión funcionan así. Si hablás de la piratería que hicieron con los derechos humanos para estos fines, te dicen que estás con los genocidas.

 

Hay una apropiación política de los derechos humanos para legitimar una construcción de poder.

 

Ese fue el pacto que hizo Kirchner en 2004 con las organizaciones de derechos humanos: "Yo les abro los juicios y ustedes me apoyan en todo". Y las Madres de Plaza de Mayo y las Abuelas de Plaza de Mayo se sacaron el pañuelo.

 

Estamos discutiendo política y no cuestiones que tienen que ver con los derechos del hombre, sino cuestiones de poder. Y en esas cuestiones de poder ese pacto es para ser denunciado.

 

Eso no tiene que ver con la violación de los derechos humanos en la Argentina. Tiene que ver con un nuevo pacto político. Y con una apropiación no solamente de los derechos humanos, sino de las voces de los que murieron asesinados en la década del 70. ¿Quién puede hablar en nombre de ellos?

 

Si hubieran sobrevivido, ¿muchos de ellos pensarían como sus madres y sus abuelas, o como algunas de ellas? Hay muchos que no fueron asesinados y no opinan como ellas, y fueron militantes. Hay otros que han tomado vías más moderadas”.

 

-El discurso de los derechos humanos limpia.

 

-Limpia, y no es solamente un malentendido. Eso muestra otro tipo de corrupción que no es la económica. Es una cuestión de amoralidad o inmoralidad y falta de honestidad y de coraje para decir cosas. Hay mucha gente que tiene miedo de hablar porque teme la descalificación pública y la exclusión. En cierto universo la gente lo que menos quiere es que le digan que es de derecha. Hay mucho miedo a la palabra derecha. Hay un conformismo, bastante cobardía y falta de honestidad.

 

La “Docta” enamorada de un payaso

Escrito por saleconfritas 04-03-2009 en General. Comentarios (0)

 

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/kirchis.jpg 

 

 

La gran estafa juecista consiste en hacerle creer a la gente de Córdoba que con denuncias a la bartola, profusión de insultos y afirmaciones mentirosas se combate a la corrupción. Esto es tan burdo como inexacto.

 

Pero no deberían cargarse las tintas sólo contra él, puesto que el engaño necesita de la voluntad colectiva para consumarse, la aceptación del timo; de lo contrario, apenas queda la tentativa del estafador. Lamentablemente, muchos miles de cordobeses han consentido con su voto esta forma tan ramplona y canallesca de hacer política y legitimado sus incoherencias.

 

Cuesta creer que una ciudad a la que le agrada llamarse “Docta” se haya enamorado de una persona tan vulgar y estrafalaria. Porque que lo haya hecho en 2001, en medio de una crisis institucional sin precedentes y del clamor porque se “vayan todos”, vaya y pase. Porque hasta resultaría comprensible que esta fascinación se hubiera reforzado en 2003, cuando se hizo cargo del municipio como contracara del cuestionado Germán Kammerath.

 

Pero que siga profesando tal devoción tras las recurrentes mentiras del sujeto revela, cuanto menos, una inclinación tan patológica como la obsesión de algunos periodistas por las declaraciones juradas de los políticos.

 

Este no es un lamento subjetivo. Juez (cli) nunca probó nada de lo que dijo en cuanto a sospechas de corrupción se refiere. Si alguien cree sinceramente que el personaje es una especie de campeón en la lucha contra este mal, endémico en la sociedad argentina, es porque quiere autoengañarse. Así de sencillo.

 

Las pruebas abundan:

 

1) Como fiscal Anticorrupción de De la Sota, jamás pudo lograr un procesamiento en la Justicia, la misma que hoy le perdona la vida con sus injurias. Mintió, exageró temerariamente y jugó a la política sobre el buen nombre de terceros.

 

2) Como intendente se propuso llevar preso a Kammerath por sus “actos de corrupción en la Municipalidad”. Creó la Cigeka y se la encomendó a Juan Carlos Rabbat, un advenedizo que creyó encontrar fama disfrazándose de Torquemada. Luego de unos meses de labor, esta Comisión pasó papelones tras papelones con sus denuncias, todas rechazadas sistemáticamente en la Justicia.

 

3) Como candidato a gobernador, Juez (cli) denunció ser víctima de un fraude colosal. Para ello no vaciló en exhibir pruebas inverosímiles para demostrar tal cosa. El tema llegó hasta la Corte Suprema, la que dijo que no habían existido irregularidades algunas. Aún hoy sigue denunciando fraude.

 

4) Como político ha descubierto un corrupto en cada uno de sus amigos que, por las razones que fueran, se apartaron de su camino. Campana y Giacomino pueden atestiguarlo.

 

Los ejemplos de falsedades, sin ser infinitos, continúan hasta el vértigo.