Sale con fritasss

Sinceros y adulones

http://saleconfritas.blogdiario.com/img/peron.jpg 

 

 

SINCEROS Y ADULONES

 

 

Juan Domingo Perón se ríe. Aprovechando su buen humor le formulo una pregunta delicada:

 

—¿Usted otorgó su autorización para designar con su nombre, y con el de Eva Perón, a provincias, ciudades, calles, etcétera? Y si no lo ordenó... ¿por qué lo admitió? ¿No lo considera usted, general, una especie de auto homenaje?

 

—Le voy a decir... El que está en el gobierno necesita desenvolverse entre una legión de hombres buenos, capaces, desinteresados y honestos... Pero ocurre con mucha frecuencia que uno se encuentra rodeado por una legión de alcahuetes que son todo lo contrario, y otra legión más de adulones a los cuales es necesario tolerar porque en política hace falta universalizar todas las cosas, ya que la sectarización es un proceso de debilitación y la debilidad política perjudica.

 

Así que usted los necesita a todos: los buenos y los malos. De lo contrario se queda solamente con los buenos, que son muy poquitos... ¡Y en política con poquitos no se hace nada!

Cuando se hicieron todas esas designaciones... bueno, a mí personalmente no me interesaban. Pero: ¿cómo iba a negárselo a toda esa gente? Tendría usted que pelearse con un montón de hombres y mujeres, con medio mundo... Y yo no soy amigo de pelearme ni nada de eso... Y al final ni me interesa que hayan puesto nombres o que los hayan borrado. Lo que interesa es lo que dejé. Que digan, que no digan de mí... le repito que no me interesa. Yo estoy aquí, tranquilo, sabiendo que el único negocio que realmente hice en mi vida ha sido la compra de esta casa. Fue hace siete años. En ese entonces yo pagaba veinte mil pesetas mensuales por un departamento en el centro de Madrid... Tengo un amigo coronel, ¿sabe? Era presidente de una inmobiliaria, y entonces me dijo el coronel: "Hombre, está tirando plata a la calle; usted se puede hacer su casa con eso".

"Bueno —le respondí-— si nos arreglamos... ¡Encantado!".

El me dijo: "Si usted tiene un millón, yo le hago la casa, y con los veinte mil que usted está pagando por el departamento, pagamos la tierra que adquiere".

 

"Bueno —respondí—, el millón lo tengo". Y así fue cómo compré una hectárea. Pasaron siete años, y esta casa que me costó un millón hoy vale 16.000 pesetas el metro cubierto. Hice un buen negocio... ¿o no?

 

Le formulo la pregunta que le harían todos ustedes:

—¿Piensa volver algún día a la Argentina ? La respuesta es inmediata; "Cuando pueda, vuelvo".

 

GRIS

 

Y luego Juan Domingo Perón habló de su cabello —que no se tiñe.

 

—No me cuido el cabello. Lo único que cuido es que lo que está dentro de mi cabeza no se me marchite y que lo que está dentro de mi pecho no se intimide. Es decir — aclara—, que a mí me interesa más el continente que el contenido... Perdón, el contenido que el continente...

 

Se ríe. Me habla de los callos a la madrileña, de la preocupante presión baja de Isabelita.

—Hay que tonificar un poco el vago —explica.

Luego habla de sus árboles, me relata la historia de su pozo de agua, que pertenecía a Carlos III. Es un hombre como tantos. Gris. ¡Qué extraño! El que tanto detesta el gris se está convirtiendo en un personaje opaco, apático y gris.

 

Ya nada lo conmueve, nada lo emociona, nada lo entusiasma o alegra profundamente.

 

Él, que tanto desprecia la mediocridad, se está transformando en un burgués que se conforma con revivir el pasado, confundiéndolo a veces con el presente, acumulando recuerdos, magnificando su audacia, su valentía.

 

Porque ahora más que nunca Juan Domingo Perón necesita acentuar obstinadamente su infalibilidad. En su mente ha creado —por autodefensa, para no destruirse— un Juan Perón perfecto, equilibrado, invencible, un Juan Perón totalmente privado de cualquier debilidad humana, que desconoce el miedo...

 

Un Juan Perón nacido para conducir, nacido para vencer, incapaz de flaquear ni de titubear... Un personaje muy parecido a Alejandro Magno. Sí, eso es... Él, lejos de su país, solo, necesita identificarse con ese Juan Domingo Perón que ha creado quién sabe cuándo, y vivir intensamente las glorias de su pasado... Ignora los fracasos.

 

El es Juan Domingo Perón, un militar fuerte, gran deportista, sano física y mentalmente, que ha sido "Comandante en Jefe de todas las fuerzas y gobernado a todos los argentinos".

 

Y fue bondadoso, correcto, justo... El hombre que durante todo el transcurso de su vida aceptó sólo la existencia de dos colores, dos categorías; ignorando todos los infinitos matices que posee la vida ... ahora tiene una pálida tonalidad gris... Y no es ni malo ni bueno, ni loco ni cuerdo, ni justo ni injusto. Es un hombre.

 

 

Revista siete días ilustrados 5/12/1967

 

Gentileza Mágicas Ruinas y Dr. Parbst

 

Comentarios

Los que hoy en día se hacen llamar peronistas en Argentina, son los que usan esa imagen contra el pueblo para que caigan en la cegedad y luego ellos mismos vuelvan a votar. Haciendo que el país sea vendido, sin fuerzas armadas con que protegerse a si mismos y con que proteger a sus valiosos recursos naturales que les ha otorgado el planeta, Argentina es una privilegiada de tener casi todos los recursos naturales que puede dar el planeta, los que tiene, algunos los tiene con muy poca proporcion, otros los tiene en media proporcion y otros con mucha, pero tener los tiene, con Perón, lo aprovechaban para su bienestar de todo el crecimiento del país. Con los que se hacen llamar peronistas, lo usan para que propios, extraños y extranjeros, lo "saqueen". Los propios lo hacen por popularidad y avaricia, los extraños lo hacen por avaricia, y los extranjeros lo hacen por aprovechar la debilidad y forjar su propio "Imperio", haciendo asi, que lo que fue una gran samaritana de america, caiga vergonzosamente rendida por culpa de propios, el mismo enemigo interior de la Argentina no es vencido, y no lo será hasta que las propias palabras del ser sabio lleguen al poder y con el poder; usar las palabras, porque las palabras tienen poder, "cuando las palabras son buenas y siceras tienen el poder de cambiar".

Añadir un Comentario: